Sudáfrica, sin diferencias ante el Down

En el sur de África se alberga un equipo especial, un grupo de jóvenes que a pesar de tener síndrome de down son acogidos por la sociedad como personas que no tienen alguna discapacidad, sino como orgullo del país 

La delegación de Sudáfrica en el Mundial de Natación de Síndrome de Down
La delegación de Sudáfrica en el Mundial de Natación de Síndrome de Down (Alejandra García )

MORELIA, México

Sudáfrica, un país que se rige bajo un parlamento y que desde 1910 se independizó del Reino Unido, no es ajeno al tema de Síndrome de Down; la apertura que durante los últimos años se les ha dado a estos jóvenes, ha traído consigo una serie de actividades mundiales para su desarrollo y convivencia con los demás.

Albert Warnick, entrenador responsable de la selección de Sudáfrica en el VII Campeonato Mundial de Natación de Síndrome de Down, celebrado en Morelia, declaró para La Afición que en su país el tema del down tiene una gran apertura.

"En nuestro país el síndrome de down está muy aceptado, hay muchas organizaciones que ayudan a estos jóvenes; ellos no van a escuelas especiales, al contrario asisten a institutos regulares, como cualquier persona, eso les ayuda a convivir y desarrollarse con mayor facilidad".

Como en todos los casos, los papás son la parte fundamental de que estos niños y jóvenes alcancen sus metas; el apoyo de los padres para quienes conforman el equipo de natación ha sido importante, son quienes alimentan día con día la estancia de ellos en la escuadra sudafricana.

Aunque por lineamientos en la justa mundialista, durante una semana, los niños no podrán estar con sus padres, pero a lo largo de las competencias desde las tribunas sentirán el apoyo de quienes no han dejado de creer en ellos.

Para Warnick este mundial no se trata de competir, sino de hacer que los jóvenes conozcan y disfruten de la oportunidad más grande que se les ha dado desde hace siete años, el Mundial de Natación.

"En este equipo tenemos a dos atletas que han participado en los siete campeonatos mundiales, ambos tienen 30 años, la edad promedio de nuestro equipo".

El país del sur de África cuenta con una Asociación especializada, la cual apoyó y ayudó al equipo dirigido por Warnick para estar en la justa mundial en Morelia.

"No vemos a estos niños con alguna discapacidad, al contrario los vemos igual a nosotros, y ellos no nos ven como sus entrenadores, sino como sus amigos", finalizó Wanick.