Spieth logra nuevo récord pero siente la presión de Rose y Mickelson

Spieth busca mañana ser el segundo jugador de 21 años en vencer en Augusta después de Woods, el campeón más joven de la historia.

Jordan Spieth durante el Masters de Augusta
Jordan Spieth durante el Masters de Augusta (AFP )

AUGUSTA, Estados Unidos

El estadounidense Jordan Spieth llega con una ventaja de cuatro golpes a la última jornada del Masters de Augusta de golf, donde mañana buscará ser el segundo campeón más joven y tras lograr hoy un nuevo récord.

Con un total de 200 golpes, Spieth, de 21 años, estableció la mejor marca de la historia del torneo en los primeros 54 hoyos. El viernes ya logró la mejor tarjeta tras 36 hoyos.

Pero un doble bogey en el hoyo 17 impidió hoy que Spieth llegara a la ronda final de mañana con más ventaja respecto al inglés Justin Rose, brillante hoy con una tarjeta de 67, cinco bajo el par, los mismos que el estadounidense Phil Mickelson, triple campeón en Augusta y tercero a cinco golpes de Spieth.

El también estadounidense Charley Hoffman es cuarto a seis impactos del líder.

"Es la semana más grande de nuestro deporte. El año pasado me dejó mal sabor de boca y quiero revancha", dijo Spieth, que en 2014 fue segundo en su debut en Augusta.

Spieth aseguró que lo afectaron las 24 horas que pasaron desde que el viernes terminó su recorrido y hasta que volvió hoy a jugar. "Pasó mucho tiempo y estaba un poco ansioso", dijo tras una ronda no tan brillante como las dos anteriores.

Rose compartirá mañana juego con Spieth. "Va a ser muy especial, ojalá pueda mantener y superar su ritmo", dijo el inglés, el mejor jugador del día junto a Mickelson.

El norirlandés Rory McIlroy, número uno del mundo, y el estadounidense Tiger Woods, ex líder del ranking mundial y cuatro veces campeón de la chaqueta verde, brillaron hoy, pero con seis golpes bajo par están a diez de Spieth.

"Voy a necesitar alrededor de 61, 62 para tener una oportunidad real (el domingo). No sé si pasará, veremos", dijo McIlroy, consciente de la dificultad.

El europeo busca vencer en Augusta y sumarse a los cinco jugadores que han logrado el Grand Slam, ganar los cuatro "majors".

"He tratado de hacer lo mismo que en cualquier otro torneo y que cualquier otro año en el Masters, he hecho lo mismo de siempre", dijo McIlroy. "No lo encaré como si estuviera tratando de ganar el Grand Slam, sino como si quisiera ganar otro torneo. No creo que haya tenido un impacto en cómo he jugado", agregó el europeo, que con 25 años tendrá numerosas oportunidades de lograrlo si no es mañana.

"Definitivamente creo que cada año juego mejor. Sólo necesito resultados como los de hoy. Sé que puedo hacerlo", agregó.

Que gane McIlroy sería un pequeño milagro, lo mismo que le sucede a Woods, esperanzado aún pese a todo.

"Voy a tener que lograr una tarjeta muy especial mañana. Uno nunca sabe. Ya vieron lo que pasó en 1996 y lo que pasó con Rory (McIlroy) en 2011. Uno nunca sabe lo que puede pasar en este campo. Todo puede pasar", dijo Woods, satisfecho con su juego.

Spieth busca mañana ser el segundo jugador de 21 años en vencer en Augusta después de Woods, el campeón más joven de la historia.

Aunque no gane, Woods puede estar satisfecho de su retorno al circuito tras dos meses alejado para mejorar su golf.

"Creo que lo que he hecho esta semana es muy bueno. Volver acá y jugar un 'major' y estar en la pelea. Tengo que lograr mañana un resultado muy bajo, pero al menos me di una oportunidad antes de la última jornada", dijo.

Woods no gana un "major" desde 2008, por lo que su cuenta está parada en 14, pero hoy volvió a protagonizar momentos mágicos de los que hacía tiempo que no se veían, sobre todo un birdie en el hoyo 13.

El español Sergio García es décimo octavo con tres bajo par, a 13 ya de Spieth y con un golpe menos que el argentino Ángel Cabrera, ya lejos a 14 de la cabeza.