Sochi 2014, resumen 18 de febrero

Revive los mejores momentos a cinco días del cierre de los Juegos Olímpicos de Invierno

Mike Riddle, esquiador alpino
Mike Riddle, esquiador alpino (AP)

Ciudad de México

La eslovena Tina Maze se convirtió hoy en la reina del esquí de Sochi 2014 al conquistar su segundo oro y España dijo adiós a sus opciones de medalla en unos Juegos Olímpicos de invierno que por fin vieron caer nieve del cielo.

Tras celebrar un oro compartido en el descenso, Maze se impuso en el slalom gigante con un tiempo global de 2:36,87 por delante de la austríaca Ana Fenninger, ganadora del supergigante, y de la alemana Viktoria Rebensburg, que no pudo defender la corona conquistada en Vancouver 2010.

"Sabía que tenía que arriesgar todo en la primera bajada", dijo la siempre sonriente Maze, la primera esquiadora desde la suiza Marie-Theres Nadig en 1972 en ganar descenso y slalom gigante en unos mismos Juegos.

"Es una locura. Estaba lista para esto, era para lo que venía. Me siento orgullosa. Creo que dentro de unos años me daré cuenta de lo que logré", añadió la eslovena.

Las que suben al podio suelen ser las protagonistas, pero el slalom gigante dejó una imagen curiosa: la última clasificada era de las más buscadas en la zona mixta. Aunque terminó a más de 50 segundos de la ganadora, la estrella del violín Vanessa Mae se llevó todas las miradas.

"Casi me caigo tres veces, pero lo logré y eso es lo más importante", dijo Mae, de 35 años y una estrella internacional del violín. "Tenía miedo de perderme, pero logré llegar".

Después de diez de jornadas con el sol y las temperaturas primaverales como protagonistas, los Juegos de Sochi cobraron una apariencia más acorde al invierno: frío, niebla y una intensa nevada en las montañas.

Sin embargo, el mal tiempo no volvió a postergar el snowboard cross masculino, prueba con la que se esfumaron prácticamente todas las opciones de medalla de España.

Tras el cuarto puesto de Javier Fernández en patinaje artístico, los prematuros despistes de Carolina Ruiz en el esquí alpino y el undécimo lugar de Queralt Castellet en el snowboard halfpipe, Lucas Eguibar parecía ser la última bala en la recámara.

Con 20 años recién cumplidos, el snowboarder español mostró un buen nivel en la vertiginosa competencia -se impuso en su serie de octavos y cuartos- y finalizó en séptimo lugar una prueba que ganó el francés Pierre Vaultier por delante del ruso Nikolai Olyunin y del estadounidense Alex Deibold.

El biatleta noruego Emil Hegle Svendsen frustró el tercer oro del francés Martin Fourcade en Sochi al imponerse en una ajustada definición que requirió de "foto finish".

Ganador de dos oros y una plata en Vancouver 2010, Svendsen concluyó la prueba de 15 kilómetros con salida en masa en 42:29,1 minutos. Fourcade hizo exactamente el mismo tiempo, pero cometió un error en los disparos frente a la planilla perfecta del sueco. El checo Ondrej Moravec se quedó con el bronce.

También sobre nieve, Noruega ocupó las dos primeras plazas del podio de la combinada nórdica de trampolín largo con Joergen Graabak y Magnus Moan. El alemán Fabian Riessle fue tercero, pero desató un polémica en su equipo al provocar la caída de su compatriota Johannes Rydzek en la penúltima curva.

Sin embargo, según pasan los días Alemania se mantiene en lo más alto del medallero, seguida de cerca por Noruega y Holanda, el país que más medallas tiene.

En la zona costera de Sochi, donde los termómetros aún permitían andar sin abrigo, los holandeses volvieron a demostrar quiénes son los reyes del patinaje de velocidad.

El holandés Jorrit Bergsma conquistó el oro en los 10.000 metros con récord olímpico incluido y subió al podio acompañado por sus compatriotas Sven Kramer y Bob de Jong, el cuarto triplete "orange" en Sochi.

En la misma pista, Corea del Sur recuperó el trono olímpico de los 3.000 metros relevos con Cho Ha Ri, Kim Alang, Park Seung Hi y Sim Suk Hee. Canadá fue plata e Italia se quedó con el bronce.

En la lucha por las medallas quiere meterse la selección de hockey sobre hielo de Rusia, que buscará ante Finlandia un lugar en las semifinales tras batir por 4-0 a Noruega en el repechaje.

Además, la plaga de lesiones que azota a los Juegos de Sochi sumó dos nuevos nombres: el japonés Taihei Kato se rompió un codo en la combinada nórdica, mientras que el snowboarder italiano Omar Visintin se fracturó un hueso de la cadera.

La esquiadora rusa de freestyle Maria Komissarova fue sometida a una exitosa segunda operación después de romperse la columna vertebral en una entrenamiento. "Los doctores dijeron que su estado es satisfactorio", dijo su padre, Leonid Komissarov, a la agencia Ria Novosti.

Mañana podría ser un día histórico en la historia del olimpismo: la estadounidense Lauryn Williams quedó hoy a un paso de convertirse en la segunda deportista campeona olímpica tanto de invierno como de verano.

Williams, integrante del relevo de atletismo 4x100 metros que ganó el oro en Londres 2012, lidera junto a su compatriota Elana Meyers la prueba femenina de bobsleigh que terminará mañana, cuando intente igualar un récord que data de principios del siglo XX.

Su compatriota Edward Eagan es el único deportista que ganó el oro en Juegos de verano e invierno. El estadounidense se subió a lo más alto del podio en el peso ligero del boxeo en Amberes 1920 y luego finalizó primero en el bob a cuatro en Lake Placid 1932.