Dos orejas a Castella

El francés Castella, quien vino de suplente, se llevó el gato al agua gracias a que está en un gran momento. Guillermo Capetillo infumable y Silveti se queda en el mimo escalón, ni sube ni baja.


Sebastian Castella, torero francés
Sebastian Castella, torero francés (Daniela Magdaleno)

CIUDAD DE MÉXICO

2a. de Temporada. Monumental Plaza de toros México. Un tercio de entrada. Sin viento ni sol, perfecta para ver toros. Corrida con poco trapío que dio el siguiente juego. Se lidiaron 3 de la Estancia (1°, 5° y 6°) criados en Guanajuato por Alejandro Martínez Vértiz. Tres más hidrocálidos de la Estancia (2°, 3° y 4°), criados por Juan Francisco Guerra Estébanez de los cuales no funcionó ninguno. 1° bueno y noble ovacionado en el arrastre. 2o áspero que embestía. 3o de San Isidro se quedaba corto 4o no funcionó. 5o indefinido con casta. Recibió arrastre lento. 6o manso de infame presencia.

Abrió plaza el capitalino Guillermo Capetillo quien saludó con una aseadas verónicas que prometían faena pero lo único que hizo fue sea desvelar las buenas condiciones del toro el cual fue lastimosamente desperdiciado. Guillermo ha perdido totalmente el rumbo e hizo bien en despedirse, si es que lo hizo. Con su segundo un toro que no se prestó en nada para el lucimiento. Guillermo estuvo en las mismas. Nada de nada y según se rumoró, decidió no cortarse la coleta. Escuchó un aviso tras batallar con los aceros. Allá él y su conciencia pero poco futuro se le vislumbra si no toma una decisión más próspera y beneficiosa para él.

El suplente del alicantino Manzanares, quien no pudo actuar derivado del deceso de su padre, el miércoles pasado, fue el francés Sebastián Castella, quien con su primero se topó con un toro que se rajó y pudo pegarle algunos buenos muletazos. Pegó una entera antes de un pinchazo. Saludo su cuadrilla en el tercio igual que él al terminar la lidia. Con el segundo lo pasó un tanto crudo y supo aguantarlo y aprovecharlo al máximo y posiblemente, junto a “Guadalupano” de Teófilo Gómez, una de las mejores faenas que ha hecho en México. Mató de entera trasera y cortó dos orejas, si bien un tanto excedidas por lo trasero del estoque, pero eso sí, muy aclamadas. 

Diego Silveti hoy sí vino con disposición. Con su primero sudó el vestido con el afán de agradar aunque no convenció a la mayoría y se retiró entre sus fallas con los aceros. En su segundo pegó un meritorio quite por gaoneras que fue muy aplaudido. Con la muleta se vio entre altibajos con un toro que se rajó y se pegó a tablas. Diego por voluntad no paró pero trasmitió a muy pocos.

La semana que entra la Empresa anuncia al hidrocálido Arturo Macías, el extremeño Alejandro Talavante y el de Teocaltiche Arturo Saldivar con  toros  de Pepe Marrón.