Robo al Juli y regalo festivalero a Adame

El Juez Ruiz Torres perdió el piso y la brújula. No se dio cuenta que hoy presidía una corrida de toros. Disparejo ganado gordinflon y mal presentado de Montecristo. Unos chivos el 3°, 5° y 6°. Muy bueno el 4°. 

Joselito Adame
Joselito Adame (EFE )

CIUDAD DE MÉXICO

Monumental México. 15a de temporada. Numerado lleno y media entrada en los generales. Hasta hoy la mejor entrada de la temporada. Estupendo ambiente. Sol sin viento. Toros de Montecristo criados en Tlaxcala por Germán Mercado Lamm. Juego del ganado: Gordinflones 1o manso peligroso 2o manso noble 3o débil 4o dócil que fue a más 5o un chivo que dio vergüenza 6° Otro chivo de la casa.

El de Azcapotzalco, Eulalio López "El Zotoluco" sufrió las consecuencias de una pésima cuadrilla que no pudo dominar a sus toros, pese a que castigó duramente su lote. En banderillas pasaron angustias. A su primero le plantó cara y con la muleta se vio enterado y hasta poderoso ante su manso en turno. Mató de entera meritoria. Saludó en el tercio dignamente. Con su segundo pegó un quite de capa que le resultó vistoso. De muleta volvió a torear a su estilo muy personal. Tandas de muletazos largas aunque un tanto desajustadas que emocionaron parte del público. La gente le recriminó su actuar al gritarle ¡Toro, Toro!, pues no acabó por acomodarse ya que "Guantero" le exigía quedarse quieto. Se tiro a matar de una entera que tardó en doblar, escuchó un aviso y el toro se echó por aburrimiento Se pidió arrastre lento para "Guantero" pero el Juez ni se dio por enterado. Lo justo hubiese sido que El Zotoluco le regalara una oreja a "Guantero". No cabe duda que este torero luce más con toros que le ponen complicaciones que con los suaves que se generalmente se presenta. Se retiró entre abucheos.

El madrileño Julián López "El Juli" tuvo una tarde de Cara y Cruz. En su primer faena se confió y logró meter a su muleta un toro que se iba a tablas por su falta de casta. Julián supo dominarlo con su sapiencia y reposo. Llegó a pegarles unos muletazos que pusieron a la plaza de cabeza. El madrileño mató de entera caída que produjo derrame para que el inepto del que le dicen Juez Gilberto Ruiz Torres se negara a conceder un premio. Fue fuertemente recriminado por el público que solicitó la oreja. Julián dio una vuelta al ruedo con mucho mérito. En el quinto sorteó un chivo que decían el ganadero y el Juez que era un toro. Ni nosotros ni el público lo vimos así. Se armó una bronca monumental ante ese bicho que salió de la puerta de toriles. Julián también perdió la cabeza y en lugar de salir con dignidad de esta plaza, salió cabizbajo entre fuerte división.

El hidrocálido Joselito Adame logró arrancarle algunos muletazos a media altura en su primero pues cuando le bajaba la muleta el toro rodaba por la arena. Le faltó un poco de orden pues recorrió todo el ruedo. No logró estructurar una faena a pesar de que dio infinidad de pases. Mató de un infame sablazo que hizo guardia y se retiró entre tibias palmas. Con el que cerró plaza se puso a torear más al público que al toro y aprovechó las ganas de aplaudir de la gente. Cortó una oreja que muy poca trascendencia tendrá que lo hizo salir de triunfador.

La semana que entra vendrá el esperado mano a mano de José Tomás con Adame que seguramente llenará la Monumental. Sólo habría que pedirles a los ganaderos Fernando de la Mora, al Lic. Martínez Urquidi que envíen toros con trapío, para que sea una tarde inolvidable para todos los que amamos esta fiesta.