Río-2016 necesitará más del doble de seguridad que Londres-2012

En Londres-2012, 40 mil personas, entre ellas 18 mil militares, se movilizaron para garantizar la seguridad, para los Juegos Olpímpicos del próximo año serán 85 mil los efectivos encargados de mantener el orden

Policía de Río de Janeiro
Policía de Río de Janeiro (Reuters )

RÍO DE JANEIRO, Brasil

ivos de las fuerzas del orden, incluidos 38 mil militares, más que el doble desplegado durante la edición anterior de Londres-2012.

"Es la mayor operación integrada en la historia de nuestro país", dijo este jueves el secretario del ministerio de Justicia para Grandes Eventos, Andrei Passos Rodrigues.

En Londres-2012, 40 mil personas, entre ellas 18 mil militares, se movilizaron para garantizar la seguridad.

Para elaborar este plan, las autoridades brasileñas se valieron de la experiencia de otros megaeventos, como la cumbre ambiental de la ONU Rio+20 en 2012, que reunió a representantes de 191 países por 10 días; la visita del papa Francisco y tres millones de feligreses en la playa de Copacabana un año después; y los partidos, incluidas las finales, de la Copa Confederaciones-2013 y el Mundial-2014.

"Como todas las competencias pasan en la misma ciudad, tendremos una acción muy intensa de torneos y de seguridad para garantizar la paz", añadió Rodrigues.

Las autoridades ven los Juegos como un Mundial multiplicado por 42, el número de disciplinas que se disputarán entre el 5 y 21 de agosto de 2016 a lo largo y ancho de la 'Cidade Maravilhosa'.

- Custodia interna -

Sólo en Rio de Janeiro trabajarán durante los Juegos Olímpicos (5 al 21 de agosto 2016) 47 mil 500 efectivos, entre policías, guardias municipales, bomberos y efectivos de la guardia nacional, un cuerpo de élite que depende del ministerio de Justicia y que aglutina policías de otros estados del país.

Los 38.000 militares -un número que podría aumentar- en principio no patrullarán las calles, pero reforzarán la seguridad en Rio y en las otras cinco ciudades que recibirán partidos de fútbol: Sao Paulo (sudeste), Brasilia (centro-oeste), Belo Horizonte (sudeste), Salvador (noreste) y Manaos (norte).

La seguridad interna de los lugares de competencia estará a cargo de efectivos de la guardia nacional, no armados, y funcionarios del sistema penitenciario trabajarán en puntos como detector de metales y requisas en los accesos.

Las operaciones de seguridad serán también puestas en marcha durante los más de 40 eventos test que se realizan desde este mes hasta mayo de 2016.

El gobierno federal tiene previsto invertir al menos 930 millones de reales (280 millones de dólares) para la seguridad del evento.

- Cooperación externa -

Rio de Janeiro tuvo una caída en sus cifras de homicidios en el primer semestre, producto de su política de ocupación militar y policial de cientos de favelas que eran controladas por el narcotráfico.

Un promedio de 3,4 personas fueron asesinadas cada día en el primer semestre del año en la ciudad de Rio, según cifras del gobierno estatal. Cada día al menos 112 personas fueron asaltadas en las calles de la capital.

Pero las muertes violentas son muchas más si se incluyen las víctimas de balas perdidas o de homicidios no premeditados.

En los últimos meses una serie de ataques con puñal en barrios turísticos y el asesinato de un usuario en una estación de metro en el centro de Rio, encendieron las alarmas.

Pero el gobierno de Rio dijo que esos eran casos aislados.

Las autoridades prestan igualmente atención a cualquier amenaza terrorista y ataque cibernético. Como el país nunca fue blanco de grupos extremistas, la agencia de inteligencia (ABIN), junto al Ejército y la policía federal, elaboran protocolos para diversos escenarios y reciben cooperación de más de 90 países que encaran situaciones de ese tipo con mayor frecuencia.

"Hasta el momento nada [de amenazas] fue levantado. Estamos alertas", indicó Saulo Moura, de la ABIN.