Ricardo González, cerca de llevarse el FIA WEC

Después de siete carreras, el momento decisivo para el piloto mexicano llegó. La última ronda del Campeonato Mundial de Resistencia se disputará este sábado con una carrera de seis horas de duración en el trazado de Sakhir, en Bahréin

Ciudad de México

González, quien lidera el campeonato de la división LMP2 junto al belga Bertrand Baguette y el inglés Martin Plowman, se situó, junto con sus compañeros del coche 35 de la escuadra OAK, en la tercera y segunda posición durante los dos entrenamientos realizados este jueves.

"Fue un buen día para nosotros", exclamó el mexicano, quien destacó que el punto a trabajar en la puesta a tono será el desgaste de las llantas. "Con neumáticos nuevos tenemos un buen comportamiento, pero nuestro problema es que se están desgastando mucho y después de unas cuantas vueltas perdemos mucho agarre y velocidad".

El trazado de Bahréin, donde la Fórmula Uno también disputa una de las fechas del calendario, es uno de los más complicados; debido a la arena que ingresa al circuito, dado que se encuentra en la mitad del desierto, provoca diversos efectos sobre las llantas, desde dificultar la temperatura ideal o un alto desgaste.

La tripleta donde se encuentra el mexicano tiene un camino sencillo para obtener la corona. Únicamente deben finalizar dentro de los cuatro primeros sin importar lo que hagan sus rivales, resultados que han obtenido de forma constante a lo largo del año.

Luis Pérez Companc, Nicolas Minassian y Pierre Kaffer terminaron como el equipo más veloz de la LMP2, con una marca de 1:51.798 minutos, contra 1:51.882 de González, Plowman y Baguette.

En la categoría mayor, LMP1, el Toyota manejado por Anthony Davidson, Sébastien Buemi y Stéphane Sarrazin obtuvieron el primer puesto con 1:44.516 minutos.