Ricardo González cumplió con su destino

El piloto se adjudicó ayer el Campeonato Mundial de Resistencia, con lo que se convirtió en el tercer mexicano en obtener un título de la FIA; la hazaña se da a 42 años de la coronación del legendario Pedro Rodríguez.

Ciudad de México

Dicen que cuando el destino está escrito no es posible escapar de él, y tal vez el piloto Ricardo González sea un ejemplo de ello. Hace 10 años abandonó su sueño de alcanzar la Fórmula Uno para dedicarse a sus estudios, a su familia y su negocio; apenas en 2010 regresó a los coches para revivir una vieja pasión que ayer lo recompensó al convertirse en el tercer mexicano en lograr un título universal de la FIA tras proclamarse en la división LMP2 del Campeonato Mundial de Resistencia.

“Creo que la vida me debía algo. El destino me trajo de regreso, me llevó a ganar dos campeonatos en tan solo cuatro años, uno de ellos mundial, además conseguimos el triunfo en las 24 Horas de Le Mans, entonces puedo decir que esto sí era parte de mi destino. Había una cuenta pendiente por saldar”, expresó vía telefónica González para La Afición tras el cuarto sitio obtenido ayer en las 6 Horas de Bahréin, última fecha de la temporada.

González competía en la World Series by Nissan en 2002 y 2003, pero las exigencias de pertenecer a una familia de empresarios y el ser nieto de Roberto González, quien fuera fundador y presidente de Gruma, así como presidente vitalicio del Grupo Financiero Banorte, lo obligaron a dejar las pistas para enfocarse en el mundo de los negocios. Durante muchos años creció el rumor que su abuelo desaprobaba tanto su carrera como la de su hermano como pilotos, y prefería verlos como empresarios. Hoy, el ahora nuevo monarca mundial presume sus éxitos.

“Es cierto que hubo muchos rumores respecto al tema con mi familia, pero he tenido éxito. Hace 10 años empecé una empresa y va por buen camino. Estoy triunfando como piloto. Mi familia se preocupa porque este es un deporte de alto riesgo, pero no hay nada más que decir. Todo marcha bien”, indicó.

Ricardo González demostró ayer en Bahréin que es posible combinar la vida de empresario con la de piloto profesional. Con cabeza fría, él y sus compañeros del prototipo número 35, el belga Bertrand Baguette y el inglés Martin Plowman, consiguieron el cuarto sitio en la última ronda del calendario, mientras Roman Rusinov, John Martin y Mike Conway se llevaron el triunfo de la división LMP2.

“Me siento pleno, realizado en mis objetivos. Es algo muy importante para mí como para México. Entramos a esta temporada sabiendo que podíamos. Conseguimos la victoria en Le Mans; después de eso nos pusimos a trabajar en el siguiente objetivo que era el campeonato mundial, llegamos a Bahréin y nos enfrentamos a la fecha más complicada que hemos tenido en el calendario. Traíamos 15 puntos de ventaja y con un plan de trabajo claro para que la situación no nos presionara. Aquí está el resultado después de la carrera; el campeonato es nuestro y lo llevamos a México”.

La tripleta conformada por González, Bertrand Baguette y Martin Plowman alzó la mano como contendientes al campeonato desde los entrenamientos de pre-temporada, sin embargo, en las dos primeras competencias del año (las 6 Horas de Silverstone y las 6 Horas de Spa-Francorchamps), fallas mecánicas los relegaron del podio. La preocupación llegó en los integrantes del auto 35 del equipo francés OAK Racing. “Eso fue un duro golpe de realidad, pensamos que se alejaba la posibilidad del título. Sabíamos que teníamos el potencial pero no lográbamos conjuntar los elementos. Llegó Le Mans y cambió todo para nosotros”.

La mítica carrera en Francia fue el punto de quiebre. A partir de ahí la situación mejoró. Ricardo se convirtió apenas en el segundo nacional en ganar las 24 Horas, 45 años después de la hazaña de Pedro Rodríguez, justo el último piloto en haber ganado un campeonato mundial de pista en 1971. Ayer, González se convirtió en el tercer competidor azteca en obtener un título global de la FIA tras el cetro 2012 de Benito Guerra Jr. en el PWRC.

“Tanto el título como Le Mans son muy importantes. El tener las dos es lo que más satisfacción me da. Si pudiera escoger una victoria, esa sería Le Mans por la importancia de la carrera, la historia, lo peligrosa que es, las condiciones fueron difíciles este año. Todo eso la hacen muy especial”, expresó.

Pero el año no podía ser perfecto. El piloto y empresario reconoció que tras las 6 Horas de Austin, en donde terminaron séptimos, su peor resultado de la campaña, sintió presión. “Hay momentos donde te sientes vulnerable. Lo que sucedió ahí me afectó mucho; batallé para recuperar la cabeza porque no me podía dar crédito por el error que tuvimos, no solo mío, sino de todo el equipo, ya que peleamos de forma innecesaria. Las dos semanas siguientes de esa carrera fueron la parte más dura de la temporada”.

Ahora todo lo que le resta a Ricardo González es festejar. El próximo 7 de diciembre recibirá el trofeo junto a sus compañeros, mismo que lo acreditará como campeón. Después de ello vendrá un momento de tomar nuevas decisiones. Él desea mantenerse en la serie, en la división LMP2 y le agradaría seguir con la escuadra OAK Racing, sin embargo, el equipo francés tiene planes de ascender a LMP1 para pelear contra Audi y Toyota. De no poder continuar con ello ya analiza otras opciones. Lo que es un hecho, es que estará de vuelta en el 2014 para defender su corona.

 

El camino de Ricardo

EL RETORNO A LAS CARRERAS

Después de siete años fuera del automovilismo, en 2010 Ricardo González decidió retornar a las carreras en la American Le Mans Series en Estados Unidos a lado de Luis Díaz. La mitad del año compitió en los Gran Turismo y la parte final en la recién creada LMPC.

EL PRIMER TÍTULO LLEGÓ

En 2011, González retornó a la American Le Mans Series para un año completo en la división LMPC, ahora a lado de Gunnar Jeannette. El mexicano logró el título de la categoría tras un empate en la clasificación general acontecido en la última fecha del calendario.

DE AMÉRICA A EUROPA

Tras el título de la American Le Mans Series, Ricardo González se unió al Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA, justo en el primer año de la serie. En 2012, el mexicano compitió con el equipo inglés Greaves y participó por primera vez en las 24 Horas de Le Mans.

EL SUEÑO DE GANAR LE MANS

El originario de Monterrey regresó en el 2013 al FIA WEC, ahora de la mano del equipo francés OAK Racing. En junio obtuvo el triunfo dentro de las 24 Horas de Le Mans en la división LMP2, 45 años después de que Pedro Rodríguez consiguiera la victoria general.

 Carrera  / Resultado

6 Horas de Silverstone / 4to

6 Horas de Spa-Francorchamps / 4to

24 Horas de Le Mans / 1ro

6 Horas de Sao Paulo / 2do

6 Horas de Austin / 7mo

6 Horas de Japón  / 1ro

6 Horas de Shanghái / 3ro

6 Horas de Bahréin  / 4to

 

Campeonato LMP2

1. González/Baguette/Plowman / 141.5

2. Brundle/Pla/Heinemeier Hansson / 132.5

3. Martin/Conway/Rusinov / 132

4. Pérez/Minassian/Kaffer / 110