"Rey Midas"… no Dios

En entrevista con el portal de ESPN, "Vuce" cargó contra los detractores y defendió su estatus como uno de los entrenadores más ganadores en la historia de la Liga mexicana.
Víctor Manuel Vucetich.
Víctor Manuel Vucetich. (Mexsport)

Ciudad de México

Víctor Manuel Vucetich sabe que no continuará más al frente de la selección mexicana, por eso defendió su breve estadía y aseveró que a él le tocaron los dos juegos más complicados de la eliminatoria, además de que es “una falta de respeto” para su trayectoria.

En entrevista con el portal de ESPN, Vuce cargó contra los detractores y defendió su estatus como uno de los entrenadores más ganadores en la historia de la Liga mexicana.

“Es una experiencia. Fue positiva, pero no fue lo que hubiera querido. Se termina de esta manera. Fueron solo seis sesiones de trabajo. Soy petulante, soy Rey Midas, no Dios. Por eso estamos como estamos”.

Agregó: “Sé que es una falta de respeto y que se tiran, 25 o 26 años que lleva uno en esta profesión; si esto le hacen a uno que tiene ya tanto tiempo y más títulos que la mayoría de la gente. A veces es triste escuchar a colegas que no tienen absolutamente nada de resultados y después de veintitantos años”.

Víctor Manuel aclaró que aunque no es un entrenador extrovertido en el área técnica, no significa que no posee carácter. “Técnico no es el que grita, sino el que sabe tomar decisiones, si los logros que tengo fueran por gritar no tendría ninguno, pero es más importante la capacidad, análisis y el convencimiento a los jugadores”.

Incluso, Víctor Manuel Vucetich precisó que su tarea era asegurar la recalificación, la cual esperaba disputar, ya que si le hubieran puesto condiciones, entonces no hubiera aceptado tomar a la selección.

“Si a mí me hubieran dicho que voy por dos partidos por supuesto que no voy, y más en las condiciones en que se encuentra el equipo, en una situación sumamente delicada, con una base resquebrajada, no hay solidez en muchos aspectos, pero creo que en ese sentido, en un periodo de seis sesiones de trabajo no se puede arreglar.

“Es una falta de respeto, de la programación, esto era una papa caliente, donde a veces quieren que se convierta en oro, no es así, no es tan fácil, lleva un proceso, como todas las cosas en la vida. Se toman las decisiones y desgraciadamente no puedes hacer nada”, sentenció.