Juegos Asiáticos, quince días marcados por los fiascos

Los Juegos Asiáticos concluyeron este sábado en Incheon (Corea del Sur), tras una quincena ensombrecida por los casos de dopaje, las polémicas y los fiascos


Jung Hong-won, primer ministro de Corea; Kim Kwan-jin, Hwang Pyong So
Jung Hong-won, primer ministro de Corea; Kim Kwan-jin, Hwang Pyong So (Reuters)

INCHEON, Corea del Sur

La presencia en Incheon del número dos del régimen comunista de Pyongyang, Hwang Pyong-so, sentado al lado del primer ministro surcoreano Jung Hong-won, cuando los dos países siguen oficialmente en guerra, quedará no obstante como una de las imágenes positivas de estos Juegos.

En el aspecto deportivo, el desempeño de los 9.500 atletas de 45 países que tomaron parte en la competición quedó en segundo plano por el dopaje.

En total, el Comité Olímpico de Asia (COA), excluyó a seis atletas por dopaje, incluyendo a dos campeonas: la china Zhang Wenxiu (martillo) y la malasia Tai Cheau Xuen (wushu).

También cayeron un karateca sirio, un levantador de pesas iraquí, un futbolista tayiko y una jugadora de soft tenis de Camboya.

Las polémicas tampoco quedaron al margen de los Juegos. El nadador chino Sun Yang, doble campeón olímpico en Londres-2012, provocó un incidente diplomático al calificar de 'feo' el himno nacional japonés, dos días más tarde pidió disculpas.

La organización también contribuyó al crear incidentes al exigir, por ejemplo, que las baloncestistas cataríes no jugasen con 'hijab'. El equipo decidió retirarse al no poder participar con su tradicional pañuelo.

Deserciones nepalíes

Estadios vacíos, problemas de transporte o la falta de agua caliente en la piscina fueron otros puntos negros de la organización.

En boxeo, los árbitros fueron acusados de favorecer a los púgiles locales, dándoles como vencedores en varios combates en los que los rivales habían sido muy superiores, originando otro escándalo cuando la india Sarita Devi rechazó la medalla de bronce y se la colgó al cuello de la medallista de plata surcoreana que le había derrotado injustamente en semifinales.

Tres atletas nepalíes desaparecieron de la villa de deportista, según la policía para buscar trabajo en Corea del Sur.

China, la primera potencia deportiva del continente, lidero claramente el medallero (con 151 preseas de oro y 342 en total), pero no logró el título ni en fútbol, ni en baloncesto (los dos deportes de equipo más practicados y populares en el gigante asiático), ni en voleibol, con el equipo femenino perdiendo la final por primera vez desde 1998 y el masculino quedando fuera de las medallas por segundos juegos consecutivos.

Desde un punto de vista estrictamente deportivo, los Juegos Asiáticos destacaron por el oro de la india Mary Kom, cinco veces campeona del mundo, campeona en la categoría de menos de 51 kg después de dar a luz a su tercer hijo.

El relevo masculino chino estableció un nuevo récord continental en los 4x100 m masculinos de atletismo con un tiempo de 37 segundos y 99 centésimas.

Los halterófilos norcoreanos también han dejado huella al batir cinco récords del mundo.

En fútbol, las norcoreanas lograron el oro y los hombres lograron la plata, después de perder en la prórroga de la final ante sus 'enemigos' del sur.

El nadador japonés Kosuke Hagino, nombrado mejor atleta de los Juegos, se adjudicó siete medallas, con cuatro de oros.

Unos de los títulos lo ganó después de llegar a la piscina en el coche del campeón olímpico surcoreano Park Tae-hwan. El autobús de los atletas no se presentó para llevar a los deportistas al Centro acuático Park Tae-hwan, donde se disputaban las pruebas de natación.