Concluye el Rally Maya 2015

Después de cinco días y mil 200 kilómetros recorridos, los autos clásicos del Rally Maya pusieron punto final a su travesía con su arribo a Cancún, Quintana Roo

Cancún, Quintana Roo

Es ley, lo que sube baja y lo que empieza acaba, y el Rally Maya 2015 formó parte de este código al concluir su travesía el pasado viernes en las paradisiacas playas de Cancún, Quintana Roo, última parada para los 98 automóviles clásicos que conformaron la competencia de precisión. El ganador absoluto del Rally Maya fue Miguel Garza en su auto Renault numero 39, detrás de él quedaron: Fernando Arena en su Austin Mini 1967 y Luis Fernando a la Torre, quien se llevó el tercer sitio en su Austin Cooper 1964.

Detrás quedaron esos mil 200 kilómetros recorridos por los plaustros que van desde 1915 hasta 1975, donde sortearon desde fallas mecánicas hasta las inclemencias del clima, gotas de sudor en la frente que reflejaban las altísimas temperaturas pero siempre con una sonrisa en el rostro, paladares que degustaron los platillos típicos de cada pueblo al que visitaban e innumerables recuerdos entre sus motores y neumáticos desgastados. Todo esto ya es historia.

Pero bien vale la pena recordar ese primer día, donde aquel Ford T 1923 con estampado ‘01’, dio el banderazo oficial en Mérida, Yucatán, su paso por Umán y los 36 grados de temperatura en Becal, la cochinita pibil y los panuchos de Ciudad de González, así como los bailes típicos de Tizimín.

La noche mágica en Chichen-Itzá donde el templo del Kukulkán presumió su imponente belleza en un espectáculo de luz y sonido. Y por último y no menos importante, el lado altruista del evento, donde cientos de niños recibieron aparatos auditivos y sillas de ruedas, esto añadido a los pequeños que recibirán tratamiento para superar la diabetes tipo uno que padecen.

REACCIONES

Al cruzar la meta en Cancún, La Afición tuvo la oportunidad de platicar con Alberto Lenz, piloto de un Mercedes 1953, quien también es representante de la Federación Internacional de Vehículos Antiguos, él viajó desde la Ciudad de México para participar en el Rally y aseguró que estuvo a punto de desertar por el cansancio del que fue presa, sin embargo continuó con el recorrido y se llevó una grata experiencia.

“Muy cansado, ayer casi tenía yo ganas de quedarme dormido todo el día, estaba muy cansado, es un evento, de veras, con el calor que hace en varios lados muy agotador. Pero contento de haber llegado”. Puntualizó.

En el evento, también se contó la participación de mujeres al frente del volante, dignas representantes que pusieron muy en alto a su género en una competencia conde predominó los hombres.

Ileana Ancona fue una de ellas, quien orgullosa, a bordo de su Ford 1946 cruzó la línea de meta por segunda ocasión en esta carrera, ahí reveló los complicados pasajes que vivió en la caravana; recordó a Ciudad de González como una de las cosas que más “llevará en el corazón”. 

“Cada viaje es diferente, con muchas sorpresas, muy agradable.  Es arriesgado (el hecho de representar a las mujeres) por todo lo que implica, tuve un percance cuando una llanta se me ponchó, pero gracias a la organización de Rally todo fue más sencillo”, confesó.

Otros que no ocultaron su emoción fueron los representantes de Honduras, Ricardo Perdomo y Boris Garzona, quienes acompañados por banderas de su natal país, no perdieron la oportunidad de agradecer a México por haberles brindado tan “extraordinaria experiencia”.

“Gracias, México, no puedo pedirles más, ha sido una aventura increíble, digna de repetir una y muchas veces más, espero que mis amigos y mi familia se animen el próximo año para regresar acá, ha sido un recibimiento increíble ahorita. Muchísimas gracias también de parte de mi compañero, gracias México, la hemos pasado excelente”, reveló Ricardo en la línea de meta.