Rally Maya, día 2: El buen gusto no discrimina

En la segunda etapa del Rally Maya 2015, el protagonismo del día se lo llevaron los habitantes de las poblaciones visitadas por la caravana

Enviado UXMAL, Yucatán

Ya con cierta adaptación a las altas temperaturas de la zona, el Rally Maya 2015 continuó con su segundo día de actividades, el cual contemplaba la visita del pueblo Holpenchen y la zona arqueológica de Santa Rosa Xtampak antes de llegar a Uxmal, en el estado de Yucatán.

Durante este día, el protagonismo, además de los lujosos automóviles clásicos, se lo llevaron los pobladores de las regiones visitadas por el convoy, y no solamente ellos, también los habitantes de los diversos pueblos por donde el Rally iba pasando.

Desde niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad, uno a uno hacían fila en los bordes de la carretera para saludar y fotografiar con sus celulares las pintorescas 'carcachas'.

A simple vista se notaban las condiciones de pobreza extrema en la que estas personas vivían: casas sin terminar de construir, y la mayoría de ellos descalzos; eso sí, se emocionaban y sonreían con el paso de la caravana, un hecho que pocas veces tienen la oportunidad de ver y que no por ello dejaron de admirar como si de coleccionistas se tratara.

"Es muy bonito, aquí los coches son viejos pero los de Rally, a comparación, son una belleza que no nos podemos perder", dijo Martín Palacios, un habitante de Holpenchen que en todo momento posó junto a las máquinas para la foto del recuerdo.

"Es la segunda vez que vienen y nos gustaría que lo hicieran por más años, a mí y a mis hijos nos gusta mucho darles la bienvenida", agregó Cristina, acompañada de sus pequeños en la plaza principal del mismo pueblo que hoy celebró 104 años de la colocación del reloj en la torre principal de la entrada al mismo.

Con agua de sabor, y comida típica como el dulce de papaya, Holpenchen, donde se consigue la mejor miel de la región, los autos fueron saliendo uno por uno para continuar con su travesía, la cual continúa mañana con la visita a Mérida