Rally Maya: Chichen-Itzá y su magia nocturna

En medio de la selva, la caravana de autos clásicos vivió una noche de luces y sonido

Chichen-Itzá, Yucatán

La meta del Rally Maya se vislumbra en el horizonte, dos días separan a esta competencia de autos clásicos para poner freno definitivo a una aventura incomparable; Chichen-Itzá, el destino del cuarto día de actividades.

La ciudad prehispánica acogió a la expedición de autos antiguos que compiten en la segunda edición de esta carrera, quienes después de un largo recorrido que inició en la ciudad de Mérida, fueron recibidos con un espectáculo de luces y sonido en la que por mucho tiempo fuera la capital más importante del área maya.

En punto de las 20:00 horas, la prensa, pilotos y comité organizador del evento, atestiguó como el templo del Kukulkán se iluminaba en sincronía con la música de fondo. Un espectáculo que se remontó a las épocas antiguas de esta región.

"Para nosotros es un privilegio contar con representantes y amantes de la historia en nuestra demostración, pues la antigüedad de sus coches encaja perfectamente con la de este santuario", manifestó un trabajador del lugar.

Antes de este recibimiento, los clásicos se detuvieron en las ciudades de Dzilam de González y Tizimín, ambas en el estado de Yucatán, ahí, como ha sido una constante durante el trayecto, los pobladores los recibieron con bailes típicos y comida regional, esto, como muestra de agradecimiento a la donación de aparatos auditivos y sillas de ruedas para los más necesitados.

Mañana, penúltimo día de actividades, se tiene programado el arribo a Playa del Carmen.