Exige Rafael Loret de Mola revocación de Ley Antitaurina

El periodista y escritor toreó un animal de práctica en las afueras del Palacio de Gobierno para mostrar su inconformidad. Señaló que es incongruente que haya prohibición cuando se tiene un museo.

Saltillo, Coahuila

Como un acto de exigencia para que el gobernador Rubén Moreira Valdez revoque la Ley Antitaurina en Coahuila y evitar incongruencias, el escritor y periodista, Rafael Loret de Mola toreó con un animal de práctica en la Plaza de Armas frente a la puerta del Palacio de Gobierno.

Señaló que es incongruente que un Estado taurino como Coahuila que además cuenta con un museo dedicado a la cultura taurina haya prohibido la tauromaquia.

Expresó que los diputados de Coahuila no son más que una “bola de gente que obedece a las consignas”.

Aseguró que durante la administración de Humberto Moreira, el ahora mandatario estatal Rubén Moreira, se encargaba de disponer cuáles eran los museos que se iban a abrir en Coahuila, incluido el de la cultura taurina, por lo que pidió congruencia y que no afrente a los miles de aficionados que perdieron la libertad de disfrutar de su pasión.

"Me parece absurdo esta prohibición, creo que se ha alterado la libertad y la conducta de la ciudadanía, creo que no es posible que se apliquen leyes discrecionales sin tener conocimiento de las cosas", comentó.

Consideró que los diputados han fallado a sus representados al prohibir actos de gran tradición, por lo que vino a la capital Coahuilense a realizar un acto que dijo será de gran trascendencia.

“Es hora que digamos que la fiesta de los toros es una fiesta para intelectuales, para gente que tiene aspiraciones muy altas y es una representación clarísima de la vida misma, el hombre que se enfrenta a la naturaleza, el carácter que vence al instinto es exactamente el ciclo de la vida”, detalló.

Insistió en que se debe hacer lo posible para revocar “una ley injusta” la ley antitaurina y en su carácter de abogado recordó que lo único superior a la Ley es la Justicia, por lo que subrayó que cuando una ley es injusta la población no está obligada a cumplirla.

De igual manera consideró que la ley antitaurina tiene un fondo político, sin embargo aseguró que su apoyo es solamente a favor de la tauromaquia y no a un empresario o politico.

Se dijo aficionado a la fiesta de los toros desde los 3 años hasta el último de sus días, afición que no lo ha convertido en asesino serial o en una persona violenta y ha inculcado en sus hijos el gusto por la fiesta brava.