Sorprende a Herrerías expectativa por José Tomás

El empresario de la Plaza México, en sus 25 años de trayectoria, jamás había presenciado un vuelco de la afición para ver un matador, en esta ocasión al madrileño

El empresario Rafael Herrerías, durante la presentación de la Temporada Grande
El empresario Rafael Herrerías, durante la presentación de la Temporada Grande (Notimex)

Ciudad de México

Rafael Herrería, en 25 años como empresario de Monumental Plaza de toros México, nunca había contemplado una expectación por un matador, caso del madrileño José Tomás, quien tendrá un mano a mano con el originario de Aguascalientes Joselito Adame.

"Me da gusto que pase esto, con todo lo que ha pasado en contra, se está mostrando que muchos quieren ir a la Plaza, la fiesta de los toros está viva. Voy a cumplir 25 aquí y nunca me había pasado esto, con tanta expectativa, tres meses antes se vendieron boletos; toda la expectativa es alrededor de él: la expectativa grande es José Tomás", dijo el empresario en entrevista con Rafael Ocampo en Milenio TV.

El 2 de noviembre de 2015, la empresa del coso de Insurgentes puso a la venta los boletos que quedaban libres del derecho de apartado y para las localidades numeradas, tanto en las partes de sombra como de sol y general; es decir, por primera vez en la historia se abrió la oferta para una corrida con 90 días de anticipación a la fecha de la realización, medida para evitar problemas debido al interés por ver a José Tomás.

"Hay gente que no va (regularmente), y luego, ¿cómo priorizamos (los boletos)?. No puedes complacer a todos los niveles: secretarios de estado, políticos, ¿de dónde sacas boletos?", abundó Herrerías. "Se llenará hasta arriba, se vendieron 22 mil boletos de general 90 días antes de la corrida, jamás me había pasado en mis 25 años de carrera aquí. La expectativa es parte de lo que está pasando, no son todas las corridas, son cuestiones de gusto".

La última corrida del madrileño en suelo mexicano se dio el 2 de mayo de 2015, en Aguascalientes; "viene cuando él quiere, se le pone en blanco (el cheque), 'ponle lo que quieras', los otros lo celan, no tanto lo que cobra, es por lo que pide, son complicadas (las peticiones) con quien lidia toros; es también por la cuestión mediática", continuó Herrerías.

Ante la euforia por el mano a mano del próximo 31 de enero en La México, Herrerías espera en el espectáculo a "dos triunfadores, ellos los escogieron (a los astados), ellos deciden, son los que quisieron torear, son unos toreros con una gran capacidad", es por eso que el empresario espera que "los dos salieran a hombros".

En la venta localidades que se dio ese pasado 2 de noviembre, la afición agotó todas las localidades en menos de 12 horas, una fanaticada en la que "ha habido una transición de generación, hay mucha mujeres, jóvenes que nos alienta mucho, los nuevos espectadores; sí hay contras, pero también hay mucho a favor", finalizó Herrerías.