Puerta grande a Leonardo en La México

El público disfrutó su verdad sobre los caballos y como mató perfectamente, el tendido exigió con fuerza las dos orejas que paseó en la vuelta al ruedo del tercero de la corrida. Bien ganadas las orejas

Leonardo Hernández
Leonardo Hernández

Ciudad de México

El rejoneador español Leonardo Hernández cortó dos orejas a un toro extraordinario de Fernando de la Mora que recibió el arrastre lento; el rejoneador estuvo perfecto en todas las suertes que realizó exponiendo mucho y con gran pureza. El público disfrutó su verdad sobre los caballos y como mató perfectamente, el tendido exigió con fuerza las dos orejas que paseó en la vuelta al ruedo del tercero de la corrida. Bien ganadas las orejas.


En su segundo, que se lidió como sexto, que fue de la ganadería de José Marrón, estuvo bien, pero mató muy mal de dos feos metisacas, lo que le quitó otra oreja. Al término de la corrida el público lo sacó a hombros por la puerta grande de la monumental plaza de toros México.


Con esta corrida, Leonardo Hernández dio por terminada su campaña en ruedos mexicanos, qué lástima, después del buen sabor de boca que dejó, se despidió con un gran triunfo. El rejoneador actuó en tercero y sexto lugar por el hecho de que se despitorró de salida el primer toro de F. de la Mora y se corrió el turno por causas de fuerza mayor, siendo Alfredo Gutiérrez el primer espada.


Alfredo Gutiérrez ha vivido las dos caras de la moneda, mató dos toros de Marcos Garfias, el primero complicado y Alfredo no la pasó bien tuvo buenos momentos aislados sin redondear la faena todo quedó en silencio.


En su segundo, un toro con cara y raza, Alfredo Gutiérrez también sacó la suya, le hizo una faena de total entrega y valor, exponiendo mucho y jugándose la cornada demostró una gran actitud, un torero rescatable. ¡Ojo! Señores empresarios, este torero ya maduró, está listo para las grandes ligas. Mató al toro de un estoconazo al volapié, perfecto y cortó una oreja muy importante, ante la entrega del público de México. ¡Bien por Alfredo Gutiérrez!


Ignacio Garibay mató dos toros muy complicados de Marcos Garfias. Tuvo el santo de espaldas, una actuación sin pena ni gloria. Otro día será.
Se lidiaron siete toros, dos de F. de la Mora para el rejoneador, cuatro de Marcos Garfias y uno de Marrón que sustituyó al despitorrado de F. de la Mora para el rejoneador.


Bajó la entrada, es entendible, el puente tan largo unido a las ofertas de “Buen Fin”, todo esto afectó la entrada.
Tarde nublada, terminó lloviendo ligeramente al final del festejo. El próximo domingo muy buen cartel, se presentan Zotoluco, Miguel Ángel Perera y Sergio Flores, con toros de Xajay.