Puebla apuesta por la victoria ante Pachuca

El capitán de los Camoteros, Luis Miguel Noriega, espera que el triunfo sobre los hidalguenses mantenga vivas las posibilidades de una liguilla
Difícil pero no imposible la calificación.
Difícil pero no imposible la calificación. (Archivo/Especial)

Puebla

Con dos partidos por delante el Puebla deberá salir a sumar los seis puntos, tomando como primera prueba el choque del próximo domingo en contra del Pachuca, donde la idea será revivir las aspiraciones de pelear una clasificación, pues mientras las matemáticas no digan lo contrario, el equipo luchará con todo para lograr su cometido, según lo manifestó el capitán Camotero, Luis Miguel Noriega.

"Vamos a pelear hasta el final, todavía matemáticamente tenemos posibilidades de calificar, dejamos ir una gran oportunidad el sábado, creo que cometimos errores muy puntuales que nos costaron goles, que nos costaron la derrota, pero somos profesionales, nos quedan dos partidos, primero el domingo contra Pachuca tenemos que hacer valer nuestra condición de local, hacerlo bien y ojala que podamos llegar a la última fecha con posibilidades".

Noriega admitió que el objetivo, más allá de una clasificación, está en rebasar la barrera de los veinte puntos, lo que a ellos redituaría en el renglón porcentual, que es ahí donde deberán sacar ventaja para iniciar el próximo campeonato sin la presión que el descenso ha ejercido sobre ellos desde hace varias campañas.

"Seguro, lo hemos manejado siempre, hay que ir partido tras partido, siempre con la idea, primero, de salvarnos del descenso, tenemos un buen colchón, creo yo, pero uno siempre quiere calificar, cosas importantes, estar en la liguilla, ahora se nos fue un poco más lejos la posibilidad, pero aún está ahí, vamos a luchar hasta el final por eso".

Del rival en turno que habrán de encarar, indicó que el cambio de estratega en las filas hidalguenses no se vio reflejado de inmediato en los resultados que el equipo ha cosechado en últimas fechas, lo que de ninguna manera quiere decir que serán un equipo a modo, ni mucho menos, en espera de poder resolver con goles la propuesta contraria.