Presentan libro en honor a Fray Nano

Su evangelio era el deporte... Fray Nano, fundador de La Afición, el primer diariodeportivo del mundo, e impulsor y organizador del deporte en México

Libro en memoria de Fray Nano
Libro en memoria de Fray Nano (Juan Luis Díaz )

Ciudad de México

Muchos reporteros quizá no lo sepan, pero sin él el periodismo deportivo en México tendría otra historia. Anécdotas abundan de un hombre que veía en la actividad física una cultura que podía cambiar la autoestima y la psique de un país, un pionero que veía el desarrollo de la actividad deportiva como algo esencial para consolidar el devenir de su nación.

Y la historia de cómo logró trascender las generaciones infl uyendo a millones, refl ejando su personalidad y logros, es materia de Un huracán llamado Fray Nano, libro coescrito por el sacerdote
Alejandro Lerdo de Tejada y Guadalupe Aguilar Mitchell, nieto e hija, respectivamente, del legendario periodista Alejandro Aguilar Reyes, alias Fray Nano, fundador de La Afi ción y fallecido el 12 de noviembrede 1961.

"Tendría que haber escrito sobre la vida de un santo, yo al ser un padre, ¿cómo voy a escribir la biografía de un periodista?", compartió Lerdo de Tejada. "Pero al ir escribiendo noté que era un hombre que tenía grandes sueños en su corazón y el deseo de hacerle un bien a México a través del deporte; era alguien osado que se la jugó, (al crear) el diario La Afición, con la liga de beisbol, con el boxeo, con la lucha libre, con la fi esta brava".

Aguilar Reyes es recordado, además, por crear el primer diario dedicado por completo a los deportes del mundo, por organizar algunos de las disciplinas más populares de México y por crear una escuela que incluye a importantes periodistas que han creado escuela como Jorge Che Ventura, Jorge Bermejo, Jorge Sonny Alarcón, Antonio de Valdez. "Por eso murió tan temprano, porque se entregó tanto al deporte mexicano que eso terminó afectando su salud," reflexionó Lerdo de Tejada.

Tal estampa, más la de un evangelizador que la de un mundano promotor del deporte, es lo que parece fascinar más al autor de la obra.

"Él toma su nombre a raíz de Fray Kempis, quien trabajó en La Afición, en aquel tiempo todos los periodistas utilizaban un seudónimo, como Monosabio, como Don Facundo", contó. "Pensaba el deporte como un servicio, se sentía un apóstol del deporte, por eso se sentía muy identifi cado con su seudónimo de Fray Nano y se lo tomaba muy en serio."

El libro presentado ayer en la Universidad Anáhuac es un compendio de anécdotas que reflejan el lado humano de una de las piezas más importan tes en la historia de este diario deportivo, asimismo proyecta la personalidad de Fray Nano y deseo de cambio, aspiración de que su trabajo siguiera con las siguientes generaciones. La anécdota es el arma del desarrollo de la obra y Lerdo de Tejada recuerda una última.

"Me acuerdo de que teníamos la colección completa de La Afición mientras vivía mi abuelo, y me impresionó ver cómo se emocionó cuando Humberto Mariles ganó la medalla de oro (en equitación en 1948) en el estadio de Wembley y que no dejaban pasar a los periodistas mexicanos, y que Humberto dijo que no aceptaría la medalla, si no los dejaban pasar, y mi abuelo le dio un abrazo, por la emoción de la primera medalla de oro de México", cuenta el coautor, cuyo deseo era transmitir ese tipo de relatos que definían tan bien la personalidad de su abuelo, Fray Nano.