Oreja protestada a Fermín Rivera

El juez Ruiz Torres le regaló una oreja. Gran faena de Diego Urdiales quien se llevó la tarde. Ganado de Bernaldo de Quirós que funcionaría más para tirar carretas que para ser lidiado en una plaza de toros. Los dos Fermines pasaron inéditos

La tradicional novillada de Año Nuevo en Torreón está en duda
Se corrió la tercera corrida en la Plaza de Toros México (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

3ª de la Temporada 2015-2016. Monumental Plaza de Toros México. Tarde nublada ligeramente fría. Corrida que convocó unas seis mil personas, no tan escasa a pesar de que el cartel fue parchado por el riojano Diego Urdiales pues el valenciano Enrique Ponce no pudo venir por una severa lesión del músculo abductor de la pierna derecha.

Juego del ganado. Siete toros de escasa presencia y descastados. 1° de Fernando de la Mora repertidor escaso de pitones. En lidia ordinaria 1° noble, muy bueno 2° no sirvió 3° manso 4°rajado con más presencia 5° rajado variopinto lastimado del tren trasero 6° otro manso.

Abrió plaza el Rejoneador queretano Alejandro Zendejas quien empezó un poco desacertado clavando trasero y mejorando en cada rejón y banderillas. No tuvo suerte con los estoques y se retiró en silencio. Merece otra oportunidad pues dejó buen sabor de boca.

El hispano Diego Urdiales en el que confirmó la alternativa con el toro “Personaje” con #645 con 505 kg a bordo. Logró estructurar una faena de 24 kilates. Muletazos suaves con la cintura rota donde puso de cabeza esta monumental plaza que se encuentra celebrando sus 70 años . Toreó con mucha profundidad y en cámara lenta. Perdió las orejas por sus fallas con el acero pero dio una ovacionada y entregada vuelta al ruedo. Su segundo fue picado en exceso por el picador a pesar de que Urdiales le pidió lo contrario. Los banderilleros clavaron trasero. Urdiales trató de meterlo a la muleta y pese a su esfuerzo y verse por arriba del toro no mostró ninguna transmisión y tuvo problemas con los aceros. Se retiró en silencio.

El potosino Fermín Rivera con su primero, un toro quedado y sin casta pasó inédito y las de Caín con el uso de los aceros. Faena intrascendente. Se retiró entre división. En el quinto de la tarde, un toro vario pinto Fermín se mostró sobrio y sin ligazón ni continuidad, le hizo una faena eterna sin sustancia. Desafortunadamente cortaba las tandas sin sentido. Mató en su primera intención y el despistado juez Ruiz Torres le regaló una oreja que fue protestada. Recibió aplausos al retirarse

El hidrocálido Fermín Espinosa Armillita IV con su primero no  tuvo suerte. Consiguió ligar algunas series sin trascendencia. Pinchó y se retiró en silencio. En su segundo estuvo en el mismo tenor. No le vimos clase ni rumbo. Se retiró molesto sin comprender que él también es parte de este penosos enjuague de toros chicos descastados. Se retiro de la plaza entre reclamos del respetable.

El veedor de toros de la plaza necesita ir al oculista porque lo mismo le da un borrego que un toro con trapío. La gente está regresando a la plaza. La única manera de que continúe asistiendo sería con ganado mejor presentado. Que las figuras hispanas sean anunciadas con animales de mejor presencia y no los chivos que tradicionalmente exigen, y no se repitan más tardes como la de ayer.