Rastros de sangre en casa de Pistorius

Uno de los dos primeros policías que llegaron a la casa para investigar la balacera testificó que siguió un "rastro de sangre" cuando llegó al lugar

Oscar Pistorius
Oscar Pistorius (AP)

Ciudad de México

Durante el juicio por homicidio a Oscar Pistorius se mostraron el jueves fotografías de su pistola calibre 9 milímetros sobre un tapete en el piso de un baño manchado de sangre y de salpicaduras de sangre sobre paredes y muebles en la casa del atleta, construyendo una imagen detallada del escenario donde mató a Reeva Steenkamp.

El ex coronel de la policía G.S. van Rensburg dijo que rastreó manchas y marcas más grandes de sangre escaleras abajo donde Steenkamp yacía muerta con tres heridas de bala y que las siguió por el piso, hacia arriba por la escalinata hasta un salón pequeño y luego a la habitación de Pistorius. Finalmente van Rensburg llegó al baño donde el famoso atleta con amputación en ambas piernas le disparó a su novia en la madrugada del Día de San Valentín del año pasado.

Van Rensburg dijo que ahí encontró sobre un tapete la pistola de Pistorius con el percutor atrás y sin seguro. Había además sobre el piso del baño casquillos de bala percutidos, teléfonos celulares y una toalla empapada de sangre, y el bate de cricket que Pistorius dice que utilizó para romper la puerta y llegar a Steenkamp. En el cubículo del inodoro había un charco de sangre más oscura y astillas de la puerta de madera a través de la cual Pistorius disparó a la modelo.

Pistorius, de 27 años, enfrenta una posible sentencia de cadena perpetua si es declarado culpable de homicidio. Él se declaró inocente a todos los cargos y dice que disparó por error a Steenkamp, de 29 años, pensando que se trataba de un intruso peligroso escondido en el pequeño cubículo del inodoro en un baño de su villa de Pretoria. Los fiscales afirman que mató intencionalmente a su novia.

La fiscalía destacó detalles en la fotografías como parte de su caso contra Pistorius. Mostraron una imagen de una funda de pistola sobre una mesa al lado de donde Pistorius dice que estaba durmiendo Steenkamp esa noche, y no él. El tamaño de la recámara sugiere que, para llegar al baño, Pistorius tenía que caminar cerca de donde dice que pensó que Steenkamp seguía durmiendo. En el baño, la pistola estaba sobre un tapete que estaba limpio, lo cual no concordaba con las manchas de sangre a su alrededor, señaló el fiscal principal Gerrie Nel.

Conforme Nel presentaba a van Rensburg —quien renunció a la fuerza policiaca el año pasado— cada fotografía Pistorius mantenía mayormente su cabeza agachada y parecía evitar mirar a los monitores de televisión donde eran mostradas las fotos. La pantalla cercana a Pistorius fue apagada antes de la exhibición.

Van Rensburg confirmó que las fotografías reflejaban con precisión la forma en que encontró la escena del crimen cuando llegó ahí antes de las 4 de la madrugada del 14 de febrero de 2013, aproximadamente entre 30 y 40 minutos después del momento en que, según los fiscales, Pistorius disparó a Steenkamp.

Las fotos proporcionaron imágenes vívidas. Había manchas de sangre salpicando una pared blanca cerca de un grupo de trofeos en la casa del multicampeón paralímpico.

Antes, el abogado defensor de Oscar Pistorius presentó el jueves la fotografía de las ensangrentadas prótesis de las piernas del atleta para demostrar que las llevaba puestas, como sostiene el velocista, cuando golpeó la puerta del baño para llegar a donde se encontraba su novia herida de muerte.