Pedro Gómez se mantuvo en el camino

A pesar de fallar en los intentos para calificar a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012, el marchista no se dio por vencido y estará en la magna justa de Río de Janeiro, en agosto

Pedro Daniel Gómez, marchista mexicano
Pedro Daniel Gómez, marchista mexicano (Mexsport)

Ciudad de México

Después de 17 años de practicar la marcha, donde vivió dos frustraciones continuas, al quedar fuera de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012, el capitalino Pedro Daniel Gómez no bajó los brazos y siguió en su lucha por cumplir el sueño olímpico.

Río de Janeiro 2016 será finalmente la oportunidad que buscaba el deportista para caminar en tierras olímpicas, en los 20 kilómetros, e intentará dejar huella, ya que asegura estar en el momento más importante de su carrera deportiva.

Gómez no tuvo un buen paso en las competencias del ciclo olímpico, en los Centroamericanos y del Caribe en Veracruz 2014 quedó lejos del podio, y no logró clasificar a los Panamericanos de Toronto 2015, por lo que después intentó buscar un lugar en Río en los 50 kilómetros, y estuvo a unos segundos de lograr la marca.

A pesar de ello, el marchista no se desesperó y volvió a intentarlo en los 20 kilómetros, y después de dar la marca olímpica en República Checa con 1:22:05 horas, cumplió con el proceso de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo en tres competencias internacionales más, y en el Campeonato Nacional, donde se quedó con la plaza.

¿Cuál es tu sentir de haber clasificado a Olímpicos después de 17 años de lucha?

Estoy contento, mucha gente me ha dicho que los primeros Olímpicos son los más difíciles, pero no lo creo y lo voy a demostrar, tengo toda la motivación del mundo, me respaldan mi familia y entrenadores, además de la gente que me ha apoyado, como la Secretaría de la Defensa Nacional, y voy tranquilo, cuando se trabaja bien, uno va concentrado y enfocado en lo que debe hacer.

Pasó un largo tiempo, pero ahora estoy en la cúspide de mi carrera, en los otros dos ciclos olímpicos me quedé en la orilla, después de ser cuarto lugar en ambas ocasiones y ahora dije 'es la buena', y se me dio la oportunidad, por lo que voy con la mayor motivación que pueda tener.

¿No llegaste a un punto de desesperación y de querer tirar la toalla?

Sí, cuando uno a veces no consigue lo que busca trata de declinar, pero el apoyo de la familia y el saber que puedes hacer las cosas es lo que me motivó para seguir adelante. Estuve en Centroamericanos, pero no llegué en mi mejor momento, y para Panamericanos no alcancé a clasificar; en el proceso para Olímpicos regresé con fuerza, debuté en 50 kilómetros y me quedé a un minuto de la marca, hice tres competencias en 20: fui primer lugar en China, séptimo en Polonia, y cuarto en España, eso me dejó un buen sabor de boca, además me da esperanzas para un buen desempeño en Río de Janeiro.

¿Qué expectativas tienes para los Juegos de Río de Janeiro?

Mi expectativa, como la de todos, es buscar la medalla, pero creo que estar dentro de los primeros ocho sería muy bueno, mi mejor marca es 1:20:05 horas y no sé con qué tiempo se estaría alcanzando el podio, al ser unos Juegos muy diferentes, donde el calor y la humedad serán circunstancias fundamentales.

Todos los países buscarán la medalla y será una competencia a la que habrá que ir con más inteligencia que fuerza, los tres mexicanos en esta distancia vamos con la motivación de ganar una presea y hemos trabajado bien, lo cual se ha visto reflejado en las últimas tres competencias, como en China, al hacer el 1-2, donde ningún mexicano había podido ganar.

No eras de los favoritos para quedarte con la plaza, ya que se hablaba mucho de otros marchistas que tuvieron mejor marca, como Tadeo Vega y Omar Pineda. ¿Qué opinas de esto?

Uno se dedica a hacer lo que le toca como atleta y su trabajo, solamente me enfoqué en ello y en mostrar mi forma deportiva, por lo tanto cumplí con los parámetros de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo y cuando me confirmaron que estaba seleccionado, me concentré inmediatamente en la competencia de Río de Janeiro.