Espinosa, sin obligación en Toronto 2015

Para la experimentada clavadista mexicana, conseguir medallas en Toronto no es una obligación, y aunque desea seguir acumulando metales en su historial panamericano, admite que no siente la presión de otras ocasiones


Paola Espinosa, clavadista mexicana
Paola Espinosa, clavadista mexicana (Mexsport)

Ciudad de México

A diferencia de hace cuatro años, cuando todos los reflectores apuntaban hacia ella, Paola Espinosa llega a los Juegos Panamericanos de Toronto con un perfil más discreto para una atleta que es la máxima ganadora de medallas de oro para México en justas continentales.

La clavadista fue la encargada de encender el pebetero en los Panamericanos de Guadalajara, donde no defraudó al colgarse tres medallas de oro con las que acumula seis metales dorados.

Además de esas preseas doradas, Espinosa es dueña de dos platas y un bronce en una carrera panamericana que comenzó en Santo Domingo 2003, cuando tenía 17 años y era parte de una nueva generación de clavadistas mexicanos.

Ahora, a punto de cumplir 29 años, Espinosa llega como la más experimentada de un equipo de clavados que es uno de los más potentes de la zona y que en los últimos Juegos Olímpicos ganó tres medallas en la disciplina, incluyendo una plata en sincronizados de 10 metros para Espinosa y Alejandra Orozco.

"Ya no es lo mismo de antes, ahora las cosas han cambiado. Donde me he parado he conseguido medallas y eso me ayuda porque no me siento con la presión ni con la obligación de otros años", dijo Espinosa. "Pero sigo feliz por competir, cada día me siento mejor físicamente y vamos a ir mejorando poco a poco".

Con esa medalla olímpica junto a una de bronce ganada en la misma prueba, pero en Beijing 2008, Espinosa se unió a María Espinoza (taekwondo) y Joaquín Capilla (clavados) como los únicos atletas mexicanos en conseguir ganar medallas en dos Juegos Olímpicos en fila.

Aunque ha batallado con lesiones desde el año pasado, Espinosa consiguió clasificarse a tres pruebas, las dos de sincronizados y en una prueba individual.

Espinosa estuvo lesionada de la rodilla derecha pero reapareció para tres de las últimas fechas de la Serie Mundial de clavados de la FINA y se llevó un bronce en trampolín de tres metros en Dubai en marzo pasado, acompañada de Dolores Hernández. En la plataforma, junto a Orozco, quedó quinta en esa fecha.

En su última competencia internacional, a fines de mayo, terminó en el cuarto puesto de la Serie Mundial que se disputó en Mérida, en la prueba de plataforma sincronizada, nuevamente acompañada de Orozco.

El mes pasado participó en un selectivo local, al lado de Orozco, y consiguió su clasificación para el Mundial en la ciudad rusa de Kazán, y que se realizará tras los Panamericanos.

"Tenemos tiempo trabajando juntas y ya desde el selectivo para los Panamericanos se mostró que hemos estado en mejor sincronía. Estamos felices porque ya en el Mundial podremos pelear el pase para unos Olímpicos más, que es una meta que tengo, pero por ahora se vienen los Juegos Panamericanos en los que también buscaré un buen resultado", indicó Espinosa.

La plataforma sincronizada es donde Espinosa parece cifrar esperanzas de sumar otro oro que le ayudaría a poner más tierra de por medio sobre el segundo máximo ganador de oros panamericanos por México, el tenista Gustavo Palafox, quien ganó cinco títulos, los últimos dos en los Panamericanos de Chicago 1959.

Después de eso, hay otros dos atletas retirados con cuatro oros y una decena más de competidores aztecas que ganaron tres. Una de esas atletas es la raquetbolista Paola Longoria, quien ganó sus tres metales dorados hace cuatro años y llega a Toronto 2015 como candidata máxima a llevarse otros tres.

"Estoy en el mejor momento de mi carrera", dijo Longoria, una doble campeona mundial de su deporte y quien será la abandera de la delegación mexicana. "Estoy motivada para seguir por este camino, estoy trabajando duro porque me gustaría llevarme otras vez las tres medallas de oro. No lo veo tan complicado".

Compuesta por 509 deportistas, la delegación de México encara los Panamericanos aspirando a quedar entre los primeros puestos del cuadro de medallas.

"Vamos con la idea de mantenernos dentro de los primeros cinco lugares", dijo el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla Becerra. "No quedar dentro de los primeros cinco sería un fracaso y un retroceso para la delegación mexicana".

En Guadalajara 2011, México aprovechó la localía para ganar 42 oros que le sirvieron para terminar en el cuarto puesto por detrás de las potencias habituales, Brasil, Cuba y Estados Unidos. Canadá, que ahora es el anfitrión fue quinto con 30 oros.

Ahora, Padilla Becerra afirma que México va con la idea de igualar, por lo menos, la cosecha de 23 medallas de oro que se consiguió en Mar de Plata 1995, hasta ahora la mejor actuación en unos Panamericanos realizados fuera de casa.

Además de Longoria y el equipo de clavados, las esperanzas de medallas para México están en el tiro con arco, una disciplina que en Guadalajara dejó un par de oros, un bronce y una plata. La mejor representante local es Aída Román, quien ganó oro por equipos en el 2011 y plata en los Olímpicos del 2012.