“El Pana”, con poca mejora y poca esperanza

Ya han transcurrido nueve días desde que Rodolfo Rodríguez “El Pana” arribó a Jalisco para ser internado en el Hospital Civil de Guadalajara, Juan I. Menchaca.

La embestida que sufrió Rodolfo Rodríguez "El Pana"
Rodolfo Rodríguez "El Pana", se encuentra grave y sin sensibilidad en las piernas tras ser embestido por un toro. (Miguel Ángel González Jiménez)

Guadalajara

Ya han transcurrido nueve días desde que Rodolfo Rodríguez “El Pana” arribó a Jalisco para ser internado en el Hospital Civil de Guadalajara, Juan I. Menchaca, sin embargo su estado de salud parece no mejorar y hoy son pocas las esperanzas que tiene de mantenerse con vida. 

Francisco Preciado Figueroa, director general del nosocomio y uno de los encargados del caso del torero, se dijo preocupado por las complicaciones respiratorias y cardiacas que sufrió el diestro luego de ser cornado en Durango. 

“Es muy raro que alguien pueda sobrevivir como en el caso del maestro, lo que se espera en estos casos es que con este tipo de lesiones las complicaciones sean muy altas, altísimas, casi del 100 por ciento", puntualizó el dirigente del hospital.

“No sabemos el tiempo que le queda de vida, puede ser un día, pueden ser cinco días o incluso hasta un año. Él trata de comunicarse, pero tiene momentos en los que se deprime mucho, es un hombre inteligente, conoce sus condiciones, no deja de darse cuenta de todo esto”, prosiguió.

Aunque el panorama no es alentador, Preciado Figueroa reconoció que el matador ha presentado mejorías respecto a la neumonía que sufrió tras el percance, además resaltó el hecho de que su sistema cerebral se mantiene íntegro. 

“Él no está sedado, está plenamente consciente, tiene íntegro su sistema cerebral, el problema son las fracturas cervicales que lo han llevado a una lesión medular, lo que lo tiene con problemas cardíacos y de respiración, de tal forma que está sujeto a la necesidad obligada de un aparato que lo haga respirar". 

Cuando recién arribó “El Pana” a la ciudad de Guadalajara, Preciado Figueroa fue tajante al señalar que lo mejor que podría pasarle al matador, era que mejorara su automatismo respiratorio, situación que no ha sucedido, pues aún depende de un ventilador para poder sobrevivir. 

Pidió morir en su tierra

Aunque no tiene la capacidad de expresarse al 100 por ciento, a su manera “El Pana” ha pedido a sus doctores que lo dejen ir a su tierra e incluso pidió que lo dejaran morir, así lo afirmó el doctor Francisco Preciado Figueroa.

"La verdad es que es una calidad de vida que hemos visto en pocas figuras públicas, no es una lesión muy frecuente. No hay reversa en el sentido de que no hay movilidad en sus cuatro extremidades y en la dependencia de un ventilador. 

“El equipo de cuidados paliativos le ha indicado al paciente su situación, hubo un momento en el que nos pedía que lo ayudáramos y me pidió que lo dejáramos morir. Él nos escucha perfecto, balbucea y murmura, quiere que lo dejemos ir a su tierra, me ha pedido que lo lleven a Apizaco (Tlaxcala)", finalizó.