Pistorius pide perdón por asesinato de su novia

Ante la familia de Reeva Steenkamp, el atleta paralímpico declaró que tiene pesadillas terribles desde que la mató, como parte de su declaración dentro del juicio en su contra.

Pretoria

El atleta Oscar Pistorius comenzó hoy su declaración ante la jueza Thokozile Masipa por el asesinato de su novia, Reeva Steenkamp, con una disculpa ante la madre y otros miembros de la familia de la víctima.

Pistorius dijo no poder imaginar el dolor que la familia sufre por la pérdida de Reeva, a la que el atleta paralímpico confesó haber matado a tiros el 14 de febrero del año pasado.

"Todas las mañanas cuando me levanto son las primeras personas en las que pienso, por las que rezo", manifestó Pistorius con voz apenas audible, dirigiéndose al banco del tribunal Superior de Pretoria que ocupa la familia Steenkamp.

Llamado a declarar como segundo testigo por la defensa, Pistorius continuó su testimonio relatando que, desde que mató a Steenkamp, toma antidepresivos y pastillas para dormir, ha perdido peso y le cuesta dormir por las noches.

"Tengo pesadillas terribles, me despierto y siento olor a sangre", explicó el deportista paralímpico sudafricano.

A preguntas de su abogado, Barry Roux, Pistorius, de 27 años, recordó su infancia y cómo le fueron amputadas las dos piernas con menos de un año, debido a que nació sin las fíbulas o peronés en sus dos extremidades inferiores.

Pistorius rememoró incidentes relacionados con su condición de discapacitado, en los que sufrió abusos por parte de otros alumnos en el colegio.

El corredor mencionó también el miedo a atracos en su domicilio con el que vivía su madre, Sheila, quien falleció cuando él tenía 15 años, así como las constantes ausencias del padre, Henke, que no ha acudido al Tribunal Superior de Pretoria desde que comenzó el juicio el 3 de marzo.

Oscar Pistorius se convirtió en los Juegos de Londres de 2012 en el primer atleta con las dos piernas amputadas en competir en unas Olimpiadas.