Pistorius, amante de las armas

Un amigo de Oscar declaró la fascinación del atleta por las armas de fuego, en el juicio por el presunto asesinato de Reeva Steenkamp

Oscar Pistorius, en la Corte sudafricana
Oscar Pistorius, en la Corte sudafricana (AFP)

Pretoria, Sudáfrica

Oscar Pistorius "adoraba las armas de fuego", declaró su amigo Darren Fresco en el séptimo día del juicio al atleta en el Tribunal Superior de Pretoria, por el presunto asesinato a tiros de su ex novia, la modelo Reeva Steenkamp.

Fresco testificó ante la juez Thokozile Masipa sobre los dos incidentes en que Pistorius disparó en público una pistola, y que guardan relación con dos de los tres cargos que enfrenta el deportista, que está acusado además del asesinato de Steenkamp.

En uno de estos episodios, ocurrido en septiembre de 2012, Pistorius disparó por el techo abierto del vehículo que conducía Fresco, después de ser llevados a una comisaría de policía por conducir demasiado rápido.

La ex novia del atleta, Samantha Taylor, quien también viajaba en el coche, relató estos hechos en el juicio, que comenzó el 3 de marzo y está previsto que dure hasta el día 20 de este mes.

"Disculpe, señoría, pero le pregunté si estaba jodidamente loco", dijo Fresco sobre su reacción tras abrir fuego Pistorius.

"Él simplemente se rio", contó Fresco sobre la actitud del velocista, quien recuperó la compostura tras pasarse la sesión de ayer vomitando mientras el forense, Gert Saayman, describía las heridas que presentó el cuerpo de Steenkamp.

"Después, (el atleta) continuó conduciendo", añadió el testigo.

Fresco explicó también cómo Pistorius abrió fuego por accidente en un restaurante de Johannesburgo, un mes antes de matar, presuntamente, a Steenkamp el 14 de febrero del año pasado.

Como ya había señalado la semana pasada otro testigo, el amigo de ambos Kevin Lerena, Fresco confirmó que asumió ante los dueños la responsabilidad de la acción de Pistorius, quien así se lo pidió para evitar un escándalo mediático.

La Fiscalía acusa al deportista, de 27 años, de matar intencionadamente a Steenkamp y pide que sea condenado por asesinato premeditado, un cargo que le costaría al deportista la cadena perpetua.