Ortega se despide con un rabo

Se lidió una corrida de Los Cués que no sirvió para el éxito, aunque los matadores estuvieron por encima de la corrida, solo sobresalió el cuarto toro por haber sido el menos malo.

Rafael Ortega
Rafael Ortega

Ciudad de México

No cabe duda que vivimos en una ciudad futbolera y qué mejor forma de comprobarlo que la mala entrada de hoy. Ante una tarde fresca y sin mucho viento los tres toreros saludaron en el tercio después del paseíllo. Se lidió una corrida de Los Cués que no sirvió para el éxito, aunque los matadores estuvieron por encima de la corrida, solo sobresalió el cuarto toro por haber sido el menos malo.


Rafael Ortega se despidió de la Plaza México con el toro más toreable de la corrida. Vestido de blanco y oro con cabos negros toreó a Ferruco de 490 kilos; le brindó el toro del adiós a su esposa y a sus hijos. El toro embistió a medias y Rafael aprovechó para hacer una faena emotiva, pegó buenos muletazos e hizo todo lo que pudo al grito de ¡Torero, torero! y con “Las Golondrinas” sonando en el fondo. Mató al toro de un estoconazo y el Juez le concedió las orejas y el rabo, el cual entregó al alguacil como gesto de honestidad. Se va un gran profesional, una figura del toreo, triunfador de muchas tardes en los ruedos de La México.


Juan José Padilla demostró una gran actitud durante toda la tarde. Sus dos toros no fueron fáciles, pero él se arrimó como jabato. Nunca bajó la guardia y siempre dio espectáculo con capote, banderillas, muleta y espada. Cortó una oreja en cada toro. Hay que reconocer la actitud torera del Pirata Juan José Padilla.


Salvador López confirmó su alternativa con el toro Secreto con el número 87 y de 517 de kilos. Le tocó el peor lote de la corrida y aunque Salvador tiene buenas maneras está muy verde. Pasó inédito. Es muy joven y está empezando esta larga carrera de ser matador de toros. ¡Mucha suerte muchacho!


Incidencias: Emotiva despedida. Juan José Padilla y Rafael Ortega salen por la puerta grande. El próximo domingo corrida de Rancho Seco para Israel Téllez, Eduardo Gallo y Angelino de Arriaga.

Ortega se despide con un rabo

José Manuel Espinosa/@maletilla

No cabe duda que vivimos en una ciudad futbolera y qué mejor forma de comprobarlo que la mala entrada de hoy. Ante una tarde fresca y sin mucho viento los tres toreros saludaron en el tercio después del paseíllo. Se lidió una corrida de Los Cues que no sirvió para el éxito, aunque los matadores estuvieron por encima de la corrida, solo sobresalió el cuarto toro por haber sido el menos malo.

Rafael Ortega se despidió de la Plaza México con el toro más toreable de la corrida. Vestido de blanco y oro con cabos negros toreó a Ferruco de 490 kilos; le brindó el toro del adiós a su esposa y a sus hijos. El toro embistió a medias y Rafael aprovechó para hacer una faena emotiva, pegó buenos muletazos e hizo todo lo que pudo al grito de ¡Torero, torero! y con “Las Golondrinas” sonando en el fondo. Mató al toro de un estoconazo y el Juez le concedió las orejas y el rabo, el cual entregó al alguacil como gesto de honestidad. Se va un gran profesional, una figura del toreo, triunfador de muchas tardes en los ruedos de La México.

Juan José Padilla demostró una gran actitud durante toda la tarde. Sus dos toros no fueron fáciles, pero él se arrimó como jabato. Nunca bajó la guardia y siempre dio espectáculo con capote, banderillas, muleta y espada. Cortó una oreja en cada toro. Hay que reconocer la actitud torera del Pirata Juan José Padilla.

Salvador López confirmó su alternativa con el toro Secreto con el número 87 y de 517 de kilos. Le tocó el peor lote de la corrida y aunque Salvador tiene buenas maneras está muy verde. Pasó inédito. Es muy joven y está empezando esta larga carrera de ser matador de toros. ¡Mucha suerte muchacho!

Incidencias: Emotiva despedida. Juan José Padilla y Rafael Ortega salen por la puerta grande. El próximo domingo corrida de Rancho Seco para Israel Téllez, Eduardo Gallo y Angelino de Arriaga.