Omar Zepeda quiere un retiro digno

El marchista buscará despedirse en los olímpicos de Río de Janeiro con un resultado que le ha hecho falta a esta disciplina mexicana durante varios años, y a él en toda su carrera deportiva



Omar Zepeda
Omar Zepeda (Santiago Chaparro )

CIUDAD DE MÉXICO

Omar Zepeda cuenta ya con 20 años de dedicación a la marcha y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro representarán el último andar en su carrera.

Durante su trayectoria deportiva el mexiquense ha logrado bronce en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2011, plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, así como el sexto sitio en el Mundial de Helsinki 2015 y el séptimo en la Copa del Mundo en Taicang en el 2014, por lo que Zepeda se ha quedado cerca de lograr un resultado que deje huella en el deporte nacional.

Ahora el andarín quiere despedirse en los Juegos Olímpicos dejando huella con un podio, o al menos mostrando que luchó para intentarlo.

Zepeda logró la marca para la magna justa en 50 kilómetros el domingo, en el Circuito Internacional de marcha en Ciudad Juárez con un tiempo de 3:45:28 horas, con el cual desplazó a Horacio Nava como el mejor tiempo nacional de cara a Río de Janeiro 2016. Su intención es seguirse preparando para caminar entre 3:42 y 3:40, registros que significarían un podio olímpico.

¿Cómo te sientes al haber logrado la marca para los Olímpicos de Río?

Se dio el resultado el domingo y es mi mejor marca, ahora estoy con la ilusión de estar en unos Juegos Olímpicos, pero esta vez con el objetivo de ir a competir y no a participar, y si Dios me lo permite será la última competencia en mi carrera deportiva, ya son 20 años que le he dedicado a la marcha y viene una etapa nueva en mi vida personal, por lo que estos últimos momentos en este deporte los estoy disfrutando al máximo.

¿Ahora cuáles son tus planes de entrenamiento de cara a esa competencia?

Mi entrenador Germán Sánchez y yo tenemos pensado ir a otras dos competencias en Europa para agarrar un poco de velocidad, porque sí he descuidado esa parte y me cuesta mucho ese aspecto, soy muy resistente, pero poco a poco con los años uno se va haciendo más lento. En Río de Janeiro hay que hacer entre 3:42 y 3:40 horas para subir al podio y ahora que quedan cinco meses para los Olímpicos creo que son suficientes para trabajar, ya que tengo muy buena carga y espero mantenerme ahí y darle toda la dedicación a esta competencia tan importante.

¿Cuál es tu expectativa para Río de Janeiro 2016?

Quiero retirarme dignamente, ilusionándome con una medalla olímpica, qué más podría pedirle yo a la vida, pero no es para todos, ya que solo la ganan tres y los que lleguen mejor preparados serán los que subirán al podio olímpico, todo puede pasar, ya que son 50 kilómetros y supuestamente en agosto será invierno en Río de Janeiro, pero de 28 a 30 grados, lo cual para nosotros es caliente y hay que entrenar para ese tipo de climas y estar preparado para lo que venga. Para nosotros es muy bueno que la IAAF haya tomado cartas en el asunto con el dopaje de los rusos, porque se estaban llevando todo con trampa, ahorita estamos en igualdad de condiciones.

¿Qué has aprendido en tu trayecto deportivo para poder mejorar?

Aprendí muchísimo en el ciclo olímpico anterior y de todo lo bueno que me está pasando ahorita en el final de mi carrera deportiva, nunca es tarde porque me siento bien, motivado y con una muy buena forma física. Pero también he aprendido bastante en este ciclo, como el hecho de que en esta prueba de 50 kilómetros no puedes competir cada rato, ya que hay consecuencias severas y eso me pasó el año pasado cuando quedé quinto en el Circuito de Marcha en Chihuahua del 2015 y después me llegó un agotamiento y desgaste tanto mental y físico en la Copa Panamericana de Arica, Chile, el año pasado, una de mis peores competencias, entonces de todo eso aprendes.