ONG se niega a limpiar bahía sucia para Olímpicos en Brasil

El Instituto Rumo Náutico se negó a participar en las labores de limpieza, incluso, teniendo un contrato firmado 

Una ONG se niega a limpiara las playas de Brasil para los Juegos Olímpicos de Brasil 2016
Una ONG se niega a limpiara las playas de Brasil para los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 (AP)

SAO PAULO, Brasil

La promesa de Río de Janeiro de limpiar las aguas contaminadas donde se llevarán a cabo las competencias acuáticas en los Juegos Olímpicos de 2016 sufrió otro revés: Una destacada organización náutica y ambientalista de Brasil rechazó un contrato del gobierno municipal para ayudar a limpiar la Bahía de Guanabara, la cual está llena de basura y aguas residuales.

El Instituto Rumo Náutico informó en un comunicado publicado en la página de uno de sus fundadores, el ex regatista olímpico Lars Grael, que la junta de la organización rechazó unánimemente la oferta en una reunión el lunes.

Bajo los términos del proyecto, el gobierno estatal le daría a la organización 3,6 millones de dólares para ayudar en la remoción de basura de las zonas de competencia usando los llamados eco-botes, que sacan la basura flotante, así como barreras que buscan evitar que los desechos flotantes lleguen a la bahía.

Normalmente tales contratos se adjudican mediante licitación, pero en este caso se hubiera saltado ese trámite.

El comunicado en el sitio de Grael indicó que el haber aceptado un contrato como ese presentaba "riesgos institucionales".

Por su parte, el secretario de Ambiente, Andre Correa, dijo en otro comunicado que lamentaba la decisión del Instituto.

"La prioridad ahora es crear un plan de emergencia" para limpiar el área donde se llevarán a cabo los eventos olímpicos náuticos, antes de un evento de prueba en agosto, de acuerdo con el documento.

Gran parte de las aguas residuales de esta ciudad de 12 millones de habitantes no son tratadas, y la recolección de basura es irregular, por lo que toneladas de aguas negras y basura fluyen hacia la Bahía de Guanabara, así como a lagos, lagunas e incluso a las famosas playas de Río.

La limpieza de la Bahía ha sido promocionada como un legado perdurable de los Juegos Olímpicos de 2016. Pero ha habido pocos avances para revertir las décadas de degradación ambiental en las otrora aguas prístinas. Con las olimpiadas a un año y medio de distancia, algunos observadores aún guardan esperanzas de mejoría. Cientos de millones de dólares se han gastado en proyectos sucesivos de limpieza que se han planteado por décadas, con los mismos malos resultados.