Nuevos cargos contra ex presidente de la IAAF

Lamine Diack fue sustituido de su cargo como presidente de la Federación Internacional de Atletismo, luego del escándalo de dopaje sobre atletas rusos 

Lamine Diack, ex presidente de la IAAF
Lamine Diack, ex presidente de la IAAF (AFP)

PARÍS, Francia

La justicia francesa imputó nuevos cargos por corrupción contra el ex presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), el senegalés Lamine Diack, en el marco del escándalo del dopaje en el atletismo ruso, informó este lunes a la AFP una fuente próxima al caso.

Diack, al que la justicia francesa le acusa de haber tapado casos de dopaje, especialmente de atletas rusos, a cambio de dinero, le incrimina ahora haber realizado varios pagos en metálico por un total de 140.000 euros a Gabriel Dollé, el médico encargado de la lucha antidopaje en el seno de la IAAF hasta finales de 2014.

Diack, de 82 años niega haber hecho entrega de ese dinero al doctor, según la misma fuente.

Al ex dirigente deportivo le comunicaron esta nueva imputación este lunes, en el que tuvo que comparecer ante un tribunal parisino junto a sus abogados.

El pasado mes de noviembre, Diack ya había sido imputado por la justicia francesa por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo agravado.

Dollé y un consejero jurídico de Diack, Habib Cissé, también fueron imputados.

Solicitados por la AFP, los abogados de Diack se negaron a responder por estos hechos.

El pasado 9 de noviembre, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) publicó un informe en el que se acusó a Rusia de haber puesto en práctica un sistema de dopaje organizado en el atletismo.

Diack explicó a los jueces, cuando fue detenido a principios de noviembre, que Rusia le había entregado, a través del entonces presidente de la Federación Rusa de Atletismo Valentin Balakhnichev, también tesorero de la IAAF, una contribución de 1,5 millones de euros, según reveló la semana pasada el diario francés Le Monde.

Este dinero habría sido "distribuido a asociaciones y a círculos de influencia" para contribuir a evitar la reelección para un tercer mandato de Abdoulaye Wade en las presidenciales senegalesas de 2012, según sus declaraciones recogidas por Le Monde.