Buena Novillada de Maravillas

Ningún toro fue desorejado. Vuelta al ruedo al cabo de los forcados acompañado por Sebastián Torre


Se llevó a cabo la cuarta novillada de la temporada
Se llevó a cabo la cuarta novillada de la temporada (Daniela Magdaleno)

Ciudad de México

Cuarta novillada de temporada. Mediana entrada por la amenaza de lluvia. Tarde con rachas de viento y llovizna en el segundo.

Novillos hidalguenses criados en La Hacienda El Sauz por Don Carlos Cuevas. Disparejos un presentación que dieron aceptable juego. 1º fué a más 2o también fue a más 3o complicado, echaba la cara arriba 4o noble, nunca entendido 5o repetitivo. El juez ordenó vuelta al ruedo. 6o incierto.

Abrió plaza el rejoneador potosino Sebastián Torre quien se vio certero con las farpas y banderillas hasta que tuvo un alcance y el caballo se le desconfió y falló en el último par. Cedió el turno a los Forcados Mexicanos quienes hicieron una pega muy pulcra y sin fallas. Mató muy mal y a pesar de eso se retiró entre ovación juntó con el forcado de cara Tonatiuh Lailson. La gente le pidió dar vuelta al forcado; y ni tardo ni perezoso, Torre acompañó la vuelta entre división.

En la lidia a pie se presentó esta temporada el tlaxcalteca Jaime Ruiz quien ordenó a sus picadores le dieran dura vara a su novillo en turno. Tardó en acomodarse y fue molestado por el viento. Finalmente logró pegar algunos muletazos de calidad. Mató de entera caída y el juez le mandó un aviso 5 minutos después de lo estipulado. Se retiró en silencio.

El también tlaxcalteca, José Mari Macías fue cómplice de una lamentable escena al picar en exceso a su novillos en turno y desatar un desorden con su cuadrilla que estuvo de pena ajena. Con la muleta, ante un novillo muy mermado la gente le reclamó su mal proceder. Mató de una infame estocada contraria y tuvo que soportar los reclamos del público.

Desastrosa tarde tuvo el defeño Jorge Rizó quien no tuvo oportunidad de dejar los pies quietos con la capa. Pasó a su novillo con una vara prudente y se perdió con la muleta y estoque. Será difícil que pueda ser considerado para otra oportunidad aquí en La México.

El queretano, Jorge Abraham Pérez de Pauloba se mostro voluntarioso en capa y banderillas aunque no muy acertado prendiendo al público. De muleta se vio entre altibajos destacando lo bueno del novillo. Con los estoques estuvo fatal y vio como a su novillo le dieran vuelta al ruedo sin cortarle oreja.

Cerró plaza el michoacano Emiliano Villafuerte "El Moso" pasó de desapercibido por su falta de sitio y verdor. Logró pegar algunos muletazos pero habrá que verlo con mas rodaje.

Ojalá la Empresa entienda de una buena vez que las novilladas de selección parecen más una multa de tránsito, que una oportunidad para destacar. No se les da derecho de réplica al que falla con un solo novillo. No en todas las oportunidades ofrecidas se puede triunfar, y menos si se es novillero.

La semana que entra se anuncia una novillada de Real de Valladolid, cridada por la familia Ramírez, quienes tienen un corazón más que taurino.