Retraso en natación

Nelson Vargas reconoció que un rezago en la forma de entrenar tiene a México lejos de las metas fijadas

Nelson Vargas
Nelson Vargas (Mexsport)

Ciudad de México

Darse cuenta que la natación sufre un gran retraso, luego de décadas de trabajo en la materia, fue un duro golpe para el ex titular de Conade, el profesor Nelson Vargas.

"Después de 10 años me doy cuenta de lo mal que estamos entrenando. Cuando estás en otra esfera, delegas en el trabajo a directores de equipo, solo te enfocas en resultados y te das cuenta que no está progresando la gente. Me meto a investigar y ahí veo que la gente no está dando los resultados esperados", dijo Vargas, quien aseguró que aún hay tiempo de hacer un trabajo para cambiar los resultados obtenidos hasta ahora.

El empresario decidió contratar en enero pasado al entrenador estadunidense James Rosania para que hiciera un diagnóstico y así conocer los puntos en los que fallaba el proceso de competencia.

"Fueron semanas muy intensas las que viví con el maestro Vargas, pues visitamos la mayor parte de las facilidades que tiene en México, analizamos la forma en la que se entrenaban los chicos, qué hacían tanto afuera como adentro de la alberca. Llegué a la conclusión que se descuidó mucho el trabajo en tierra y eso provoca 10 años de retraso", explicó Rosania, quien fue el encargado de implementar un programa en las acuáticas del ex director de la Conade, lo que mejoró los resultados.

Vargas aseguró que este tipo de proyectos no los puede extender más allá de su empresa, pues si intentara acercarse a la Federación podrían acusarlo de "grillo".

Quien fuera presidente de la Federación Mexicana de Natación, en 1981, y ha estado ligado al deporte por más de tres décadas aseguró que es inconcebible la forma en la que hasta ahora se han manejado las cosas.

"Podría decirse que el atraso no es de 10, sino de 40 años, es muy importante darnos cuenta de nuestras debilidades y si no asumimos la responsabilidad como dirigentes, estamos mal. Mucho se habla de la genética, que no tenemos el volumen y cuerpo para poder nadar rápido, pero vean a los japoneses, están todos en las medallas, a lo mejor no están en los oros, pero hacen un buen trabajo", abundó Vargas, quien señaló que estos cambios deben enfocarse para el "gran compromiso" que representa el Mundial en Guadalajara 2017.

Vargas habló de conformismo y aseguró que no tener ­finalistas B es una señal de alarma importante para recomponer camino.

"Nos falta mucho trabajo fuera del agua, ver dónde está la debilidad", finalizó.