Nelson Vargas acusa liberación del secuestrador de su hija

El empresario mantiene su postura respecto al caso que le costó la vida a su hija, “No quiero morirme y ver que no sentencien a esa gente” 


Nelson Vargas, ex titular de la Conade
Nelson Vargas, ex titular de la Conade (Mexsport)

Ciudad de México

Nelson Vargas Basáñez, ex presidente de la Comisión Nacional del Deporte, denunció que uno de los implicados en el secuestro de su hija Silvia Vargas Escalera, fue puesto en libertad.

El captor Isidro Solís Medina está relacionado con la delincuencia organizada e implicado en otros casos de privación de  la libertad.

El profesor Vargas externó su preocupación de que los integrantes de este grupo estén que dando en libertad y exhortó la las autoridades a que tomen en cuenta a las familias que han sufrido a causa de criminales al no permitirles la libertad tan fácilmente.

En conferencia de prensa, Vargas señaló que mantiene su postura “hasta que estos personajes que asesinaron a mi niña sean sentenciados”

Acompañado por la señora Isabel Miranda de Wallace,  presidenta de  Alto al Secuestro, agregó que tiene la oportunidad de salir ante los medios a comunicar sus emociones y frustración por lo ocurrido.

“No quiero morirme y ver que no sentencien a esta gente. Me da pena decir estas cosas que me fracturan el alma. Ustedes han sido solidarios con lo que le pasó a mi pequeña, pero me gustaría que el Poder Judicial fuera solidario con lo que le pasa a cientos de mexicanos, a miles de mexicanos”, añadió el profesor Vargas.

El también empresario reiteró su incredulidad y aseguró  no entender cómo es que con todo el seguimiento que con su abogado le han dado al caso, las evidencias “no sean suficientes esas evidencias para poder sentenciar a estas personas, una banda que ahora por razones de burocracia, este señor esta libre. Es indignante. Todo este trabajo que se ha hecho de qué ha servido”.

La titular de Alto al Secuestro mostró total apoyo al profesor Vargas y señaló que aunque las autoridades han trabajado para reducir el índice de secuestros, no existe una razón lógica para que no se aplique la justicia cuando se tienen las pruebas necesarias.