Mudras: Salud y meditación al alcance de la mano

A esas extrañas formas y posturas que adoptan las manos y dedos de los practicantes en el yoga se les llama de esa forma, y tienen una función más importante de lo que podría parecer


Distintas posturas de las manos son conocidas como Mudras
Distintas posturas de las manos son conocidas como Mudras (Especial )

Ciudad de México

La palabra proviene del sánscrito y significa literalmente sello. Pero también la raíz mud significa alegría, y ra, poner en marcha, es decir que, a través de estos gestos, se busca encender el mecanismo de la alegría.

De hecho, como saben desde hace miles de años tradiciones ancestrales como la egipcia, india o china, a lo largo de la mano hay todo un mapeo reflejo de muchas áreas del cuerpo o del cerebro, así como de las distintas emociones o personalidades. Los dedos también representan los cinco elementos, los cinco chakras, representan también planetas y constelaciones y están conectados a los principales órganos a través de los canales energéticos.

Al curvar, cruzar, estirar y tocar un dedo con otro o con la palma, es posible establecer comunicación con el cuerpo y la mente. La mano derecha es controlada por el hemisferio cerebral izquierdo, recibe la influencia del sol y representa el lado masculino de nuestra naturaleza. La mano izquierda depende del hemisferio derecho, se rige por la luna y representa el aspecto femenino.

 Al ejercitar los dedos, se fomenta significativamente la plasticidad cerebral, la capacidad del cerebro para renovarse. La mayor parte de esta renovación tiene lugar en la corteza motora del cerebro, que controla el movimiento físico. Pero no solo actúan sobre la capacidad motriz, sino que también mejoran notablemente la atención del que los practica.

El poder de los movimientos de los dedos para mejorar el cerebro puede proceder del hecho anatómico de que el control sobre las manos requiere el uso de grandes áreas cerebrales. Cuando los dedos tocan otra parte del cuerpo, se establece un circuito que permite que la energía no se pierda, sino que viaje de regreso por los canales energéticos o nadis.

Los Mudras donde se unen los dedos de ambas manos, involucran a la corteza motora en niveles muy sutiles. Los Mudras son también una expresión corporal que acompaña al hablar, gesticulamos y transmitimos nuestro estado de ánimo a través de las manos. Solo la literatura tántrica describe más de cien diferentes formas de Mudras.

 Como explica Gertrud Hirschi, autora del libro Mudras: El poder del yoga en sus manos, “en la danza hindú, por ejemplo, ya sea bollywood, bhangra o kathak, el movimiento de las manos y la formación de Mudras es un factor muy importante.

 Las palmas de las manos siempre son mostradas al público, simbolizando así, que los bailarines están abriendo su propia alma para llegar al alma del público”. El fruto más alto se produce cuando el significado simbólico del Mudra se experimenta o se revela al practicante; siendo que el significado es en sí la esencia del Mudra.

Como ninguna otra práctica yóguica, estas posturas digitales son reconocidas como instrumentos externos con la capacidad de preparar la mente para la meditación, que expanden su eficacia si se practican en conjunto con poses de yoga y respiraciones.

 Los Mudras representan, de forma plástica, diferentes estados de conciencia y por esto cada posición puede llevar a la persona a los estados de la conciencia que el Mudra simboliza, “de esta manera pueden ser vistos como expresiones simbólicas de actitudes psicofi siológicas, emocionales, devocionales y estéticas que el practicante tiene el objetivo de experimentar en última instancia”.