Cuatro orejas de diferente calibre

Dos a Saldivar, una para Mario y la otra a Fermín. 7a de Temporada. Monumental Plaza de toros México. Tarde fría invernal que terminó ventosa

Séptima corrida
Séptima corrida (Daniela Magdaleno )

CIUDAD DE MÉXICO

Escasa entrada, posiblemente porque coincidió con los partidos de semifinales que se celebraron en este país. Ganado queretano bien presentado de Xajay (ya raro en esta plaza) criado por Xavier Sordo Bringas. Destacando el 2°,6°,1° y 4°. Los demás muy complicados. El juez Jorge Ramos ve otra fiesta. Se le adelanta a Santa Claus con aquello de los regalos.

Juego del ganado. 1° Bravo y muy noble 2° Bravo y bueno, con las complicaciones propias de un bravo 3° de difícil lidia que echaba la cara arriba 4° complicado y bravo, que no fue entendido 5° muy malo que salió a defenderse 6° repetitivo y bravo.

El potosino Fermín Rivera, sustituyendo a Sergio Flores, pechó el mejor lote. Con el que abrió plaza estuvo un tanto entre altibajos pegando unos buenos lances de recibo y otros muy buenos muletazos. Fue aparatosamente cogido sufriendo un fuerte puntazo en la axila derecha. Mató de tres cuartos traseros y el juez le concedió una oreja muy barata a Fermín e ignoró las buenas condiciones del toro. En el cuarto, Fermín estuvo también entre altibajos, así como templaba un pase, el siguiente lo pasaba como una locomotora. Mató de entera trasera y tendida. Escucho un aviso. Le vimos voluntad pero poca eficacia. Eso sí, sin duda transmitió a los tendidos. Saludó en el tercio.

El hidrocálido Mario Aguilar recibió a su primero con un vistosas chicuelinas. El bravo en turno pegó un aparatoso tumbo al caballo y de milagro no ocurrió un serio percance cuando el caballo dio una vuelta de campana con el picador debajo. De muleta Mario supo resolver las condiciones que le puso un toro bravo. Pego muy buenas tandas, mato de entera tendida y aquí si el juez le dio una merecida oreja. Como las que antes y no con el regaladero de hoy en día. Con el quinto, un pésimo toro, imposible con la muleta que le tiraba cornadas a la luna. Mario trató de verse lo más digno posible pero el toro se ponía cada vez más complicado. Mató de dos pinchazos y varios descabellos. Escucho un aviso y se retiró en silencio.

El de Teocaltiche, Jalisco adoptado en Aguascalientes, Arturo Saldivar le plantó cara a un toro muy áspero y trató inútilmente de meterlo a la muleta pero el toro cada vez que tenía la muleta enfrente le derrotaba. Mató de un pinchazo y un bajonazo. Se retiró en silencio sin antes escuchar un aviso. Con el que cerró plaza, Arturo apenas dejó pegarle al picador, y así, crudito pasó al toro para pegarle una pulcra faena por ambos lados que llegó al tendido con emoción. Mató de una estocada tres cuartos tendida que el puntillero levantó. El juez le obsequió dos orejas de manera absurda estropeando por la entregada actuación de Arturo.

Parece que los jueces de la Monumental tienen una consigna, no se dictada por quien, de en que cada corrida un matador debe salir hombros. Arturo salió a hombros pero la autentica fue la del ganadero Sordo Bringas Madaleno.

El próximo domingo se lidiarán toros de José María Arturo Huerta para Pizarro, El Zapata y el Fandi.