El reto de comparar: Los dos Phelps

El nadador estadunidense de hace 15 años y éste que se alista, a los 30, para Río 2016, tiene diferencias que deben resaltarse

Michael Phelps, nadador estadunidense
Michael Phelps, nadador estadunidense (Mexsport / EFE)

Ciudad de México

Entre el joven de 15 años que apareció por primera vez en unos Juegos Olímpicos en Sídney 2000 y éste que se prepara, a los 30, para Río 2016, hay diferencias que deben resaltarse.

*Descarga aquí la versión impresa* 

UN TIBURÓN MUY AMBICIOSO

A los 16 años de edad, sabedor ya del potencial con el que contaba, Michael dijo: "quiero cambiar este deporte y llevarlo a otro nivel".

Se juzgó su frase como producto de la candidez de un muchacho cargado de ambición.

El Tiburón de Baltimore se empezó a tornar popular en todo el mundo. Phelps conjuntó su talento con una actitud ante el trabajo, y su gran secreto: no verse nunca cercado por la presión.

22 MEDALLAS OLÍMPICAS, tiene en Campeonatos del Mundo, incluidas 25 áureas. 18 de oro; es el máximo ganador de la historia.

SI QUIERES SER EL MEJOR, TIENES QUE...

Entrenar a gran nivel todos los días durante cinco años seguidos. 52 días más de prácticas por año que cualquiera de sus rivales. Así, concluyó, nadie podría vencerlo.

De esos días de absoluta dedicación es una frase que forma parte de su ideario: "si quieres ser el mejor, tienes que hacer cosas que otras personas no están dispuestas a hacer". Confiesa su idolatría por Michael Jordan, en especial porque éste no ponía excusas.

LOS DIFÍCILES REGRESOS

Luego de las ocho medallas de oro en Pekín 2008, Michael se tomó seis meses de vacaciones. A su regreso a los entrenamientos se alarmó de todo lo que había perdido.

"En este deporte si pierdes un día de entrenamiento, te toma el doble recuperarte", dijo. Le llevó un año y medio volver a la condición física y mental que requería para seguir ganando. Con 27 años, brilló en Londres 2012, obteniendo seis preseas doradas.

32 MEDALLAS tiene en Campeonatos del Mundo, incluidas 25 áureas. 

NADA LE IMPEDIRÁ IR A RÍO

Tras anunciar su retiro el 4 de agosto de 2012, regresó con la idea de participar en Río 2016. Reapareció en competencias en abril de 2014. No le ha sido sencillo, aunque ha dado evidencias de que puede volver a ganar al más alto nivel. Enfrentó y superó una suspensión de su federación por una infracción de tránsito por conducir en estado de ebriedad. Todo indica que cumplirá su propósito.