México espera consideración de FINA tras renunciar al Mundial 2017

El presidente de la Federación Mexicana de Natación (FMN), Kiril Todorov, espera que la FINA no imponga fuertes sanciones a su país.

Las que serían las instalaciones del Mundial de natación de Guadalajara en 2017
Las que serían las instalaciones del Mundial de natación de Guadalajara en 2017 (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

México confía en que la Federación Internacional de Natación (FINA) tenga un poco de consideración y después de que el país norteamericano renunciara a organizar el Mundial de 2017 en Guadalajara por razones financieras.

El presidente de la Federación Mexicana de Natación (FMN), Kiril Todorov, espera que la FINA no imponga fuertes sanciones a su país.

"Hay un convenio que se ha firmado con la FINA en 2011. Dicho convenio firmado por todas las partes, (Estado de) Jalisco, CONADE (la gubernamental Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte) y la FMN, habla puntualmente del tema de posibles sanciones de diversa índole", dijo Todorov en declaraciones que difunde hoy la prensa deportiva local.

Todorov confía en que haya "un entendimiento de la CONADE con la FINA, porque Jesús (Mena, el director general de la CONADE) está en el buró de FINA", lo que podría contribuir a una mejor comunicación.

"Lo más lamentable de todo esto y, espero que no sea así, es que nos veamos comprometidos con nuestros derechos como afiliados a la FINA en un caso de incumplimiento administrativo", destacó el titular de la FMN al hacer referencia a las posibles sanciones por parte del organismo rector de la natación a nivel internacional.

La FINA no descarta imponer sanciones. "Dentro de unos días informaremos a la prensa de lo que viene ahora. Y las decisiones que se tomen pueden incluir muchas cosas", advirtió hoy a dpa un portavoz.

Debido a la caída de los precios internacionales del petróleo, México declinó a organizar los Mundiales de 2017 en Guadalajara, Jalisco.

La ciudad mexicana había obtenido en 2011 la sede de una competición en la que se esperaba la participación de unos 2.500 deportistas del 15 al 30 de julio de 2017. Organizar el Mundial implicaba una inversión de unos 100 millones de dólares.

Asimismo, Todorov manifestó que la decisión de México de renunciar a la organización del Mundial perjudicará el desarrollo de una camada de atletas juveniles que se venía preparando desde 2011.

En el momento en que el país obtuvo la sede en 2011, la natación en México inmediatamente alineó sus objetivos en el apoyo de atletas juveniles. La meta era que se prepararan durante cinco años para llegar en plena forma a 2017, explicó Todorov.

"Buscábamos esta camada de atletas jóvenes pensando que en casa en 2017 tuviéramos un excelente papel. La semilla que buscábamos dejar en toda la comunidad acuática era justamente el Mundial, como un evento máximo al que un especialista de la natación puede aspirar en casa".

"Esta idea tiene que ser un poco cambiada en México porque el Mundial se va de México, pero el Mundial de 2017 va a estar y México tiene la obligación de hacer un digno papel", agregó.

México tenía plazo hasta el 10 de febrero para garantizar los 100 millones de dólares necesarios para la justa deportiva, pero la FINA le dio una prórroga, que vencía el martes. Ahora deberá pagar una penalización de cinco millones de dólares.

El gobierno de México anunció el 30 de enero un recorte de 124.300 millones de pesos (unos 8.300 millones de dólares) para este año. El petróleo, cuyos precios han caído de manera estrepitosa en los últimos meses, cubre una tercera parte del presupuesto total del país.