Mexicanos tienen segunda oportunidad en Dakar

Tras fallar en la inspección técnica para el Dakar 2013, los mexicanos Óscar y Mauricio Uribe presentaron las adecuaciones necesarias para correr en la edición 2014

Oscar y Mauricio Uribe
Oscar y Mauricio Uribe (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

El regalo de Santa Claus para Óscar y Mauricio Uribe es poder emprender juntos una de las mayores aventuras de su vida: correr el Rally Dakar.

Mientras la mayoría de las familias disfrutaban el día de Navidad, este padre e hijo iniciaron el camino a Sudamérica para el próximo 4 de enero arrancar, desde Argentina, la competencia automovilística por el desierto de Atacama.

Este será el segundo intento de esta dupla por competir en la mítica prueba. En la edición del 2013 también consiguieron un lugar de inscripción, sin embargo, ya en Sudamérica no pasaron la inspección técnica y por ende, no pudieron arrancar.

"No íbamos preparados. No iniciar fue la mejor decisión. No llevábamos equipos de apoyo. Ahora es diferente", expresó Óscar Uribe, quien junto con su hijo Mauricio, manejarán un polaris en busca de la  meta en Chile.

La experiencia del 2013 les enseñó que debían poner atención en la mecánica del vehículo.

"Tras ese intento desarmamos todo el coche y lo volvimos a construir. Lo terminamos en junio. Después de ello íbamos a probarlo para que aguantara más de 600 kilómetros por día, porque este Dakar será muy largo, con 10 mil kilómetros", expresó el padre.

"A pesar de no ser un coche grande se ha mostrado confiable. Mucho dependerá de llegar a la meta de cómo lo tratemos. No debemos hacer tonterías, ni arriesgar. Tenemos una frase que es 'rapidito, pero con buena letra', eso es lo que intentamoshacer en esta ocasión".

Durante estos 11 meses de trabajo, Mauricio Uribe, el hijo, se ha preparado en la parte mecánica y también en la navegación.

"La Carrera Panamericana, y el libro de ruta es muy similar en las brechas a este tipo de competencia; en el desierto varía demasiado en cuanto a grados. La clave será señalar muy bien el libro de ruta. Sabemos de las dificultades que podremos encontrar, así que tanto mi padre como yo hemos estadoal pendiente del armado para estar preparados", comentó.

En la edición 2014 del Rally Dakar, tanto Mauricio como Óscar se alternarán el trabajo de piloto y navegante, esto para afrontar el reto físico que representan etapas de hasta 600 kilómetros en promedio por día.

Para encarar el reto, ambos pilotos mexicanos han sacado el coche cada fin de semana para rodar las máximas distancias posibles, asimismo, realizaron un viaje a Chachalacas, Veracruz, para probar el rendimiento del Polaris en las dunas.

"Vamos a buscar terminar. Esa es la meta", sentenció Óscar Uribe antes de partir a Chile, en donde recogerá el Polaris para emprender un camino de cinco días a Argentina, para poder tomar la arrancada el 4 de enero.