Mexicanos en Copa Davis, localía, su mejor arma

Al no tener tenistas con clasificación mundial destacada, México apuesta por las condiciones que impusieron para buscar la sorpresa en la serie de este fin de semana ante los bolivianos.


Equipo mexicano de Copa Davis
Equipo mexicano de Copa Davis (Mexsport)

Ciudad de México

En los últimos 10 años, el equipo mexicano Copa Davis ha perdido en cuatro ocasiones como local la serie, ya que el conjunto rival ha tenido en sus filas a tenistas con una buena y mejor posición que los aztecas dentro del ranking mundial y ahora México, en la siguiente serie ante Bolivia, que se realizará del 6 al 8 de marzo en Mérida, no es favorito ya que se presenta esta misma situación.

El conjunto boliviano tiene como primer tenistas a Hugo Dellien, ubicado dentro del sitio 249 del ranking ATP, mientras que su segundo jugador de singles, Federico Zeballos, está en el 553. Algo preocupante para el conjunto azteca ya que Daniel Garza es el primer jugador de nuestro país pero en el lugar 483 y Tigre Hank es segundo con el 583.

"Los favoritos son los bolivianos, pero hay confianza para tratar de ganar la serie”

“Estamos obligados al triunfo, sin embargo, no somos los favoritos por la clasificación del boliviano que está 200 lugares arriba de los mexicanos. Lucharemos por tratar de ganar el partido y para contrarrestar ese ranking de los rivales hemos podido elegir la superficie, escoger las pelotas y vamos a tener el apoyo del público, por lo que solo nos queda hacer una mejor preparación para luchar esos tres días de la serie”, declaró el capitán del equipo mexicano, Leonardo Lavalle.  

En esos últimos 10 años, México ha perdido como local ante Ecuador en el 2005, cuando Nicolas Lapentti fue la figura; en el 2008 contra Uruguay con Pablo Cuevas destacando; en el 2011 ante Canadá contra la entonces promesa Milos Raonic y en ese mismo año con Colombia, con Santiago Giraldo a la cabeza. Por lo tanto, el conjunto nacional apuesta a las condiciones que eligieron para revertir la desventaja que tienen en el ranking mundial ante los bolivianos.

“A la mayoría de nuestros jugadores les gusta jugar en cancha dura, por otra parte, al Tigre Hank y Daniel Garza ha crecido a nivel del mar y es por eso que consideramos jugar en esta ciudad. La mayoría de los torneos en los que ha jugado la figura de los bolivianos ha sido en superficie de arcilla y en la altura, por eso estamos optando por jugar a nivel del mar”, explicó Lavalle.

"Hay que crear una nueva camada de tenistas o seguiremos estancados” LEONARDO LAVALLE Capitán equipo mexicano

México tendrá su mejor carta de juego en la modalidad del dobles con Santiago González y Miguel Ángel Reyes-Varela, pero lamentablemente solo sería un punto que prácticamente se estaría asegurando en el serial ante Bolivia. González está ubicado en el sitio 30 de la clasificación en el dobles y Reyes-Varela en el sitio 130, en tanto, la pareja boliviana está conformada por Rodrigo Banzer y Alejandro Mendoza, pero están por arriba del sitio 1000 de la lista ATP.

“La idea es que jueguen el dobles Santiago y Miguel, mientras que Hank y Garza los singles, pero se pueden hacer cambios, vamos a ver cómo se desarrollan durante los entrenamientos. Invitamos a Luis Patiño para ser sparring del equipo mexicano, es la nueva generación y es bueno que vaya participando en las Copas Davis y vean lo que es jugar por México”, dijo el entrenador nacional

Ante el cuestionamiento sobre sí cree que los tenistas elegidos son lo mejor de México para enfrentar esta serie o realmente es lo único que hay, Lavalle mencionó que hay que empezar a detectar a nueva camada de jugadores.

“Yo quisiera como capitán tener 10 o 15 opciones pero la verdad es que nada más tienes seis o siete y no es fácil, además, en los últimos 30 años, nos hemos quedado en el mismo nivel y la idea es preparar a las nuevas generaciones, que empiecen a hacer las cosas diferentes, porque la verdad si no lo hacen no saldremos de esto; entonces la intención es usar por ahora lo mejor que tenemos de México pero debemos ir preparando a los jóvenes para que en un futuro podamos tener situaciones diferentes (con más) jugadores”.

El ex jugador ATP, siente que podrían pasar por lo menos seis años en conseguir una nueva generación para cambiar el rumbo de nuestro país en el tenis. “Trabajé con las mujeres durante seis años y ahora ya hay jugadoras dentro de los 300 lugares del mundo, ahora en los varones podrían ser seis años de trabajo para cambiar el rumbo pero ojalá sea menos”, dijo.