Maze y Gisin se reparten el oro en descenso alpino

La eslovena Maze y la suiza Gisin bajaron la pista de la estación de Rosa Khutor con un tiempo idéntico de 1 minuto y 41.57 segundos

Tina Maze y Dominique Gisin
Tina Maze y Dominique Gisin (AP)

KRASNAYA POLYANA, Rusia

En un excepcional caso de empate en el esquí alpino, Tina Maze y Dominique Gisin se repartieron el miércoles la medalla de oro en el descenso femenino de los Juegos Olímpicos de Invierno.

La eslovena Maze y la suiza Gisin bajaron la pista de la estación de Rosa Khutor con un tiempo de 1 minuto y 41.57 segundos. La suiza Lara Gut figuró diez centésimas detrás para llevarse el bronce.

Bajo un sol resplandeciente en la cordillera del Cáucaso, Maze sacó ventaja sobre Gisin en cada fracción, pero perdió velocidad por la blanda nieve en la última cuesta.

De todas maneras, Maze celebró efusiva cuando vio que compartía la punta en la prueba reina del deporte.

Gisin, que no ganaba un descenso desde enero 2009, ha tenido que esperar hasta sus 28 años para alcanzar su primera victoria en una de las grandes citas.

Hace cuatro años, el descenso olímpico de Gisin en Vancouver terminó cuando se estrelló en el último salto.

Se trata del primer oro compartido en la historia del esquí alpino de las olimpiadas invernales.

"Es un oro muy peculiar, porque no es lo usual", dijo Maze. "Es algo especial".

La última vez que se produjo un empate fue en el súper-g de Nagano 1998, en el que el suizo Didier Cuche y el austríaco Hans Knauss se repartieron la plata detrás del campeón austríaco Hermann Maier.

También existe el antecedente de empates entre mujeres por el segundo lugar en el slalom gigante. En Albertville 1992, la estadounidense Diann Roffe y la austríaca Anita Wachter compartieron la plata al escoltar a la sueca Pernilla Wiberg. Y en Innsbruck 1964, la francesa Christine Goitschel y la estadounidense Jean Saubert quedaron en el segundo lugar, siguiendo la estela de la francesa Marielle Goitschel.

Las dos principales favoritas de la prueba, la alemana Maria Hoefl-Riesch y la estadounidense Julia Mancuso, no gravitaron tras realizar sus descensos luego de Gisin.

Hoefl-Riesch, quien busca empatar un récord olímpico con su cuarta medalla en el esquí alpino, entró con retraso de 1.17 para figurar 13ra. Mancuso terminó octava, 99 centésimas por detrás de las ganadoras.

Seis de las 42 competidoras que tomaron concurso no lograron terminar el recorrido, incluyendo la española Carolina Ruiz. Chilena de nacimiento, Ruiz cifraba sus mejores esperanzas de podio en Sochi en esta prueba, luego que el año pasado se convirtió en la primera española en ganar un descenso en el circuito de la Copa del Mundo.

La caída más impactante fue la protagonizada por la francesa Marie Marchand-Arvier, quien se fue de cabeza contra la malla de protección al perder el balance tras un salto. Se pudo levantar sin dar señales de haberse lastimado seriamente.

La argentina Macarena Simari Birkner (1:46.44) figuró en el puesto 32 entre las 35 que completaron el descenso, mientras que la chilena Noelle Barahona (1:49.70) lo hizo en el 34.