Matthias Mayer, inesperado campeón en descenso

El austríaco Mayer, cuyo padre ganó una medalla olímpica de plata en los Juegos de Calgary 1998, cubrió la pista de Rosa Khutor con un tiempo de 2 minutos y 6.23 segundos para llevarse la gloria en Sochi

Matthias Mayer
Matthias Mayer (Reuters)

SOCHI, Rusia

Matthias Mayer sorprendió a las grandes figuras del descenso al consagrarse el domingo campeón olímpico de la prueba reina del esquí alpino.

Bode Miller y Aksel Lund Svindal, los dos referentes de la disciplina, ni siquiera pudieron colarse en el podio de los Juegos de Invierno en Sochi.

El austríaco Mayer, cuyo padre ganó una medalla olímpica de plata en los Juegos de Calgary 1998, cubrió la pista de Rosa Khutor con un tiempo de 2 minutos y 6.23 segundos.

La medalla de plata fue para el italiano Christof Innerhofer, seis centésimas después, y el bronce se lo llevó el noruego Kjetil Jansrud, diez centésimas más atrás.

Svindal y Miller figuraron cuarto y octavo, respectivamente.

Mayer fue uno de los primeros candidatos que realizó el descenso, el número once, así que ni se inmutó en celebrar tras cruzar la meta.

Pero empezó a sonreír a medida que todos los favoritos no podían superar su tiempo y luego no paró de brincar al recibir el ramo de flores.

Apoyándose con sus esquíes y la mirada perdida, Miller no daba crédito al resultado. Su decepción era comprensible. Después de todo, el estadounidense venía de dominar en dos de las sesiones oficiales de entrenamiento.

"Esto es un palo muy duro. Estaba listo para ganar", dijo Miller. "Tenía una posibilidad, llegaba bien preparado".

Con su distancia de 3,5 kilómetros (2,17 millas), la pista de Rosa Khutor era considerada como la exigente que los esquiadores habían tenido que enfrentar durante la temporada.

La próxima prueba en el programa alpino es la súper combinada femenina el lunes, seguida por el descenso femenino el miércoles.