Si hubo medalla

María Espinoza fue quien consiguió que México se subiera al podio en el Grand Prix final de taekwondo 

María Espinoza
María Espinoza (Mexsport)

QUERÉTARO, México

De nueve taekwondoínes mexicanos que compitieron en el Grand Prix final realizado en Querétaro había una que llegaba con un gran historial competitivo y era la máxima esperanza para que nuestro país subiera al podio en este evento que reunió a medallistas mundiales y olímpicos y se trataba de María Espinoza, quien no defraudó al quedarse con la plata en más de 67 kilogramos.

Sin embargo, la campeona mundial en el 2007 y doble medallista olímpica (Oro Pekín 2008 y bronce Londres 2012) se quedó con un trago amargo ya que quería el oro, el cual le fue arrebatado por la holandesa Reshime Oognik.

Espinoza perdió la final por marcador de 4-2 pero la sinaloense dejó el alma en el tatamí ya que tras ir siempre debajo del marcador trató de revertirlo con patadas de giro y de frente al peto pero los puntos no subían a su favor. En tanto, la holandesa supo donde y en qué momento conectar con ciertos toques en el peto de la mexicana y así cuidar su ventaja.

"Al final sumé puntos, pero era el oro lo que yo quería. Mi objetivo siempre ha estado claro que son los Juegos Olímpicos y este resultado claro que me ilusiona y me motiva, además lo necesitaba porque el año que entra será complicado y hay que seguir motivada", declaró Espinoza.

Así, la taekwondoín mexicana tuvo un buen cierre de año con el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe y con la plata en el Grand Prix final.

"La verdad que estoy contenta porque estos dos eventos fueron muy importantes, he estado muy concentrada y preparada mentalmente para conseguir estos resultados, aunque quería la de oro aquí en este Grand Prix y ahora espero que haya más oportunidades el próximo año", dijo la taekwondoín.

En los cuartos de final y semifinal, Espinoza utilizó diferentes estrategias y recursos. Ante la campeona olímpica, la serbia Milica Mandic, solo necesito de dos puños en su peto para sumar dos unidades y así cuidar el marcador hasta que terminará el combate, Mandic ya nada más fue capaz de conectarle uno a la mexicana.

Ya en las semifinales, María tuvo que ahora si utilizar las patadas para conectar sus puntos ante la francesa Anne-Caroline Graffe y hasta en el punto de oro tuvo que hacerlo. En los tres rounds reglamentarios, la sinaloense trató de conectar puntos con el puño pero solo se quedó en el intento así que empezó a sumar unidades dando patadas al peto de su rival y con ello conectó dos y sumado a cuatro amonestaciones de la francesa se quedó con 4 puntos. Por su parte, Anne supo encontrar la manera de pegarla a María y fue en cuatro ocasiones.

Así, el marcador terminó 4-4, por lo que en el punto de oro se tenía que definir a la finalista y María con una patada en la parte de enfrente del peto de su rival logró el punto que le dio el triunfo y la oportunidad de ir por el oro.

Por su parte, Abel Mendoza perdió en los cuartos de final de menos de 68 kilos ante el turco Servet Tazegul. El azteca intentó dar la sorpresa ante el campeón olímpico pero Tazegul fue más mañoso al momento de conectar los puntos en el peto electrónico y en el casco, para así derrotar al mexicano por 16-10.

En tanto, el mexicano Saúl Gutiérrez, en esa misma categoría, perdió ante el ruso Alexey Denisenko en los cuartos de final por 6-3. El taekwondoín azteca no ofreció nada al ataque y el ruso supo como conectar los puntos sin tanta fuerza.

En el turno de Briseida Acosta en más de 67 kilos, la mexicana no logró vencer a la coreana Injong Lee en la instancia de los cuartos de final. El combate en sus tres rounds reglamentarios terminó empatado a 3 y en el punto de oro Lee fue quien conectó la patada que le dio el pase a la semifinal y con ello dejando sin oportunidad de avanzar a la azteca.