María Espinoza quiere estar tranquila

María explicó que su decisión de volver a la selección la tomó para dejar de enfrentarse a los obstáculos que le pusieron por separarse.

María Espinoza, previo a su salida ayer al Abierto de Holanda
María Espinoza, previo a su salida ayer al Abierto de Holanda (Carlos Cruz)

Ciudad de México

La taekwondoín María Espinoza aplicó el dicho: si no puedes con el enemigo, únetele. Después de tantos obstáculos que le imponía la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD) al entrenar sola con el cubano Pedro Gato, la sinaloense confesó que realizó una tregua con el presidente de la Federación, Juan Manuel López, durante el Abierto de Las Vegas para tener los apoyos suficientes en su preparación a cambio de regresar con la selección nacional.

“Esto siempre fue desgastante y ya no podía aguantar. Falta mucho tiempo para Río, por eso ya decidí ya no seguir con esa contraria y con todos esos obstáculos. Esta decisión de integrarme al equipo ya la venía pensando desde hace tiempo y no fue de la noche a la mañana. en principio se daría un acercamiento que haría la Conade y la Federación conmigo, pero no se dio esa reunión, entonces fui con la Federación para que nosotros arregláramos nuestro problema”, declaró Espinoza.

Una de las condiciones que le impuso al federativo para regresar el equipo nacional es que ella trabajará con el entrenador con quien mejor se acomode. La selección es preparada por los coreanos In Young Bang, Sin In Bang, la turca Gulsah Kuscu y el español Rosendo Alonso.

“Más que nada está el entrenamiento de los entrenadores que están ahorita, es como buscarle algo a favor. Juan Manuel López quedó de reunirme con los entrenadores para ver lo que es más conveniente en mi trabajo. No hay nadie definido y fui muy clara con el presidente diciéndole que no me ha coacheado ni Gulsah ni Rosendo, y yo buscaré trabajar con quien me sienta más a gusto”, precisó.

La doble medallista olímpica viajó ayer a Holanda para participar en otro Abierto con categoría G2 y se fue consciente de haber tomado una determinación, la cual ya no podrá revertir.

“Conozco muy bien al profe y sé cómo piensa y que ya no hay vuelta atrás y la decisión no fue de tajo. Yo le le había dicho que no me iba sola a la selección, sino con él, pero el profe Gato decidió no hacerlo. Desafortunadamente ya no me va a poder acompañar, por decisiones de uno como del otro y así el ciclo con el profesor terminó. Gato es una persona que admiro mucho y respeto mucho, sobre todo por el conocimiento que tiene, pero ya era tiempo de hacer este cambio”, mencionó la atleta.

Incluso, la campeona mundial en el 2007, sabe que tendrá un duro camino de cara a los Olímpicos de Río de Janeiro ya que tiene enfrente a Briseida Acosta, quien ya desde el año pasado ha dado grandes resultados a nivel mundial.

“Nadie tiene su boleto asegurado y falta mucho tiempo para los Juegos Olímpicos, la lucha está entre todos y a todos nos corresponde seguir entrenando y luchando por tener ese lugar”.