Marcha mexicana, bajo un mismo camino

Las autoridades deportivas juntarán a los marchistas seleccionados, y a partir del 8 de marzo trabajarán de forma conjunta o quedarán sin apoyo

Horacio Nava, marchista mexicano
Horacio Nava, marchista mexicano (Conade)

Ciudad de México

La Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo (FMAA) y la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) se reunieron con los marchistas y entrenadores para hacerles saber que el plan nacional para sacar del bache a la marcha no era broma, y que a partir de marzo se someterán a las reglas del juego o, se quedarán sin apoyos y no serán reconocidos sus resultados que obtengan en competencias nacionales e internacionales.

"Les planteamos cuál era la posición que tenemos para ser parte el equipo nacional de marcha y bajo que dinámica, es decir, que habrá dos entrenadores responsables en cada categoría y un coordinador.

Por ahora se les va a permitir que sigan trabajando con sus planes normales hasta concluir el último selectivo que realizaremos el 8 de marzo en Veracruz para la Copa del Mundo y de ahí en adelante se tendrán que integrar los atletas que sean de selección nacional con su respectivo grupo y los que no seguirán trabajando de forma normal", declaró Antonio Lozano, Presidente de la FMAA.

Las autoridades deportivas indicaron la semana pasada que Pedro Aroche y Bernardo Segura serán los preparadores de los 20 kilómetros varonil. Raúl González y Germán Sánchez en los 50, mientras que Daniel García e Ignacio Zamudio estarán a cargo de la rama femenil en los 20 kilómetros.

El lugar de trabajo para los marchistas será el Centro Nacional de Alto Rendimiento y el Centro Deportivo Olímpico Mexicano, por lo que los foráneos deberán trasladar su preparación al Distrito Federal. Tal es el caso de Horacio Nava, quien argumentaba que ya estaba muy acostumbrado a entrenar en Chihuahua y que no era factible venir a prepararse en una entidad muy contaminada.

"Es lógico que todos tienen dudas, pero también deben de entender que esto es una forma de poner orden y eso se dará conforme a lo que nosotros estamos planteando y todos están conscientes de que esto es por una selección nacional y no por intereses personales. En todos lados donde se forma un equipo nacional se ponen lugares de concentración y esta no será la excepción. En los Juegos Centroamericanos y del Caribe se verían los primeros resultados de este plan de trabajo", mencionó Lozano. Nava no fue el único que manifestó su inconformidad de entrenar de manera conjunta.

Éder Sánchez, quien desde que inicio su carrera deportiva ha sido preparado por su familia, al igual que Víctor Sánchez, quien está a cargo de su madre Graciela Terán, también se expresaron en este sentido.

"De entrada me están poniendo a un entrenador que ellos escogieron. Un atleta debe sentirse bien para sacar buenos resultados. No a todos les cae el mismo entrenamiento y además el preparador debe saber trabajar con el deportista, porque hay ocasiones en las que puedes conocer al atleta, pero no tener un amplio conocimiento de lo que ha venido trabajando", explicó Sánchez.

Sin embargo, el mexiquense dijo que aceptará la determinación. "Nos han dicho que si no acatamos el plan estamos fuera de todo apoyo, que no vamos a tener derecho a nada, o que si competimos la federación no nos reconocerá. Yo no le tengo miedo a ese sistema", dijo Éder, quien este miércoles hará un campamento de un mes en Bolivia y será el último que programará de manera individual.