La incansable carrera de “Kike”

Enrique Ramírez Pérez es un experimentado corredor invidente que completó su quinta edición consecutiva del Maratón Lala. A sus 49 años ha participado en más de 300 competencias.

Enrique Ramírez Pérez, experimentado corredor invidente completó su quinta edición consecutiva del Maratón Lala.
Enrique Ramírez Pérez, experimentado corredor invidente completó su quinta edición consecutiva del Maratón Lala. (Alejandro Jiménez Aguilar)

Torreón, Coahuila

Ya con 49 abriles a cuestas, de los cuales hace 19 perdió la totalidad de la vista, Enrique Ramírez Pérez "Kike", completó su quinta edición consecutiva del Maratón Lala, aunque no pudo mejorar su tiempo que es de 3 horas 37 minutos.

Kike es un experimentado corredor invidente, muy conocido en el Club de Corredores del Bosque Venustiano Carranza en donde entrena todos los días, en un horario muy desgastante que es de las 14:00 a las 16:00 horas.

EL TRISTE RECUERDO

Fue a la edad de 30 años cuando Kike tomó un Tequila adulterado que lo hizo perder la vista, "El nervio óptico que conduce al cerebro se me daño, todo por tomar de esas bebidas piratas, pero espero que algún día la ciencia que está tan avanzada me ayude a recuperar ese bendito don de ver".

EL INCANSABLE

Según el comité organizador de este Maratón Lala 2016 no más de 10 corredores con discapacidades estuvieron participando.

Todo un apasionado de las carreras se ha convertido Kike, al día de hoy tiene más de 300 competencias a cuestas en donde ha sobresalido en las últimas tres ediciones del medio maratón de Chihuahua en donde ha sido el campeón en su categoría con tiempo de una hora y 34 minutos.

NO HAY GUÍA QUE AGUANTE

Lastimosamente con tono de decepción Kike no pudo bajar su mejor tiempo debido a que tuvo que cambiar tres veces de guía.

"Hoy era una buena oportunidad para haber batido mi tiempo, pero el primer guía se cansó en el kilómetro 25, tuve que cambiarlo hasta llegar a la altura del Campestre Torreón en donde el segundo también se canso, ahí otro más me hizo el favor hasta llegar a la meta, esto me hizo romper mi ritmo y en dos ocasiones sufrir de calambres, pero así es la vida hay que sobreponerse ante todo".

SIN MIEDO Y SIN VERGÜENZA

Más allá de las limitaciones físicas, son las emocionales las que suelen bloquearte cuando quieres alcanzar un objetivo, esto lo comenta Kike con un sincero consejo para aquellos que sufren de una discapacidad y quieren correr.

"Muchas veces son sus familiares los que se avergüenzan de quienes sufren de una discapacidad, por eso esas personas no se animan y les da miedo a afrontar este tipo de retos, yo les aconsejo que se dejen de buscar pretextos para iniciar a correr, a pesar de no contar con apoyo de tus seres queridos si uno mismo se lo propone puede demostrarles que no hay límites y que si lo desean lo pueden lograr".