Luz Acosta va paso a paso

Con 33 años de edad, la atleta considera participar en sus terceros Juegos Olímpicos, aunque es cautelosa de lo que vendrá  

Luz Acosta
Luz Acosta (Conade)

Ciudad de México

Han pasado 17 años en la vida de Luz Acosta y ella los ha invertido en dedicarse al levantamiento de pesas y en su currículum están dos participaciones en Juegos Olímpicos (Pekín 2008 y Londres 2012), donde finalizó en octavo y sexto sitio, respectivamente. así Luego vino otro hito en unos Juegos Panamericanos, en los que levantó 230 kilogramos, su mejor marca personal. Pero ella aún no concluye la aventura.

Ahora, la atleta de 33 años, aunque no quiere adelantarse a asegurar que podrá llegar a los Olímpicos de Río de Janeiro 2016, (ya que aún falta un camino muy largo, donde no solo se tiene que enfrentar al paso del tiempo y al desgaste natural de su cuerpo de 63 kilogramos), Luz también tiene que luchar contra la sangre joven que está presionando.

La salud y sus resultados le irán marcando el camino y le dirán si está en condiciones para continuar por el sendero rumbo a otra cita olímpica, buscando acabar con la sequía que se ha dado en esta disciplina, ya que desde que Soraya Jiménez ganó oro en los Olímpicos de Sídney 2000 y aunque el halterismo ha mantenido protagonismo en México, no ha caído otra presea.

LUZ ACOSTA está ubicada en el sitio 26 del ranking mundial en la categoría de menos de 63 kilos

¿Cómo enfrentar este nuevo ciclo olímpico?

Como siempre será un camino largo y difícil, largo en el sentido de que hay que estar en todo el proceso rumbo a los Olímpicos, pasando por Juegos Centroamericanos, Panamericanos, Mundiales y aún no puedo decir que estoy segura de llegar hasta Río porque pueden pasar muchas cosas. Lo que debo de hacer es llevar las competencias a la vez para ver cómo se va comportando mi cuerpo para soportar otros años el peso y la fuerza que realizamos en este deporte.

¿Te sientes presionada por el surgimiento de nuevo talento?

“Todos estos años en el deporte me han dado satisfacciones, alegrías, experiencias, derrotas y aprendizaje”

En teoría es mi tercer ciclo olímpico, ya que no alcancé el de Atenas 2004 y ya no hay que hacer cuentas. Continuaré este ciclo con mayor experiencia, pero yo sé que hay niñas con mucho talento y que vienen empujando muy fuerte y eso es normal, por lo que estoy consciente de ello y estoy abierta a las posibilidades de lo que venga.

Te has mantenido vigente por 17 años en este deporte, ¿Qué sacrificios has hecho en tu vida personal?

Si te gusta el deporte que practicas esto se transforma en una pasión, en un estilo de vida y no es un sacrificio, sino algo que disfrutas, que lo vives día con día, que lo celebras, lo festejas, lo lloras, pero simplemente es una pasión. En cuanto a la vida académica acabo de terminar la maestría de gestión deportiva, entonces sigo haciendo mis cosas normal y no he dejado nada de lado para mantenerme en un buen nivel y siendo protagonista en cada una de las competencias en las que participo.

Por la edad y por el gran desgaste físico que sufren los halteristas, ¿sientes que puede ser tu último ciclo olímpico?

No sé si sea mi último ciclo olímpico o el penúltimo ya que año con año iré luchando y decidiendo si es bueno continuar o no, ahorita no puedo saberlo. Voy a paso a paso, pero lo que sí sé es que me siento con mucha experiencia para enfrentar éste y que al retirarme trabajaré en beneficio del deporte mexicano ya que siempre ha sido y será mi vida".