Luis Álvarez apunta a la constancia

En la rama varonil, El Abuelo ha sido el arquero mexicano que mayor puntería ha tenido en este ciclo Olímpico, pero no se conforma con esa etiqueta, quiere hacer más historia  

Luis Álvarez
Luis Álvarez (Mexsport)

Ciudad de México

Después de ganar dos oros en los Juegos Panamericanos de Toronto (equipo e individual), Luis Álvarez, mejor conocido como El Abuelo, se mantiene sereno dentro y fuera del campo de tiro, ya que no desea perder el blanco que representa la justa olímpica de Río de Janeiro 2016.

Desde 2012, ha tenido destacados resultados internacionales: como el oro en la Copa del Mundo en Ogden, Estados Unidos, ese año, el título en el Mundial Universitario de tiro con arco en Legnica, Polonia, en 2014, y el de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz.

Además, Álvarez ha sido pieza fundamental del equipo nacional, ya que con su buena puntería ayudó a que México lograra en 2013 el oro en la Copa Mundial de Colombia y el bronce en Polonia.

El año pasado superó ese resultado en Polonia con la dorada, y por si fuera poco el equipo logró la plata en el Mundial Universitario y el oro en Veracruz. El bajacaliforniano es consciente que la primera oportunidad de conseguir el pase olímpico se esfumó después de haber tenido un mal día en el Campeonato Mundial que se realizó en Dinamarca, donde no pudo entrar a la fase eliminatoria.

Ahora existen dos posibilidades más el año que viene, con la finalidad de mejorar la actuación de Londres 2012, donde se quedó en la ronda de 32 de final en individual y a un paso del podio por equipo.

¿Ya asimilaste y pudiste disfrutar esos dos oros históricos logrados en Toronto hace unas semanas?

“Ya pasó ese momento de gloria en los Panamericanos, hay que seguir enfocado en lo que sigue”

Quedé muy contento con ese resultado y esa medalla individual, ya que la otra fue por el trabajo en equipo que hicimos, pero hay que seguir trabajando y entrenando, continuar afinando la técnica, el arco, la mentalidad y uno como persona. Hay que seguir adelante, con hambre de triunfo y dando lo mejor. Toda la adversidad que he tenido en el camino a estos resultados ha sido premiada y es la que me ha llevado a hacer más cosas, aunque no tiene caso hablar de ello. Hay que seguir y agradecer a la gente que me ha apoyado, como la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), la Federación de Tiro con Arco, mi estado, mi círculo familiar y la Secretaría de la Defensa Nacional.

¿Sientes que vas por buen camino rumbo a tu segunda cita olímpica?

Quiero creer que voy bien, ya que estoy entrenando duro, pero no sé qué es lo que vaya a pasar el año que viene, por lo tanto debo seguir firme en los entrenamientos y no solo tirar l echas y l echas, sino lo que conlleva la preparación, como levantarse temprano e ir al gimnasio. Hay veces que te hacen mucho ruido algunas situaciones, pero hasta hoy lo he manejado bien y se trata de seguir adelante. No he llegado a un punto que diga 'es mi mejor momento', creo que es cuestión de entrenar y tirar, ya que cuando te confías pierdes y el enemigo número uno es el ego y es el que te mata, es cuestión de decirle 'déjame en paz que estoy tirando'.

¿Crees que tuviste un mal día en el Mundial en Dinamarca?

Son cosas que pasan, así es el tiro con arco, un día tiras bien, pero en otro mal, todos los días aprendes, hay que continuar mejorando y reafirmar bases de la técnica, hay que seguir adelante y no quedarse en algo que salió mal, dentro de todas las cosas que han salido bien. Hay que conseguir esos pases a Olímpicos y desafortunadamente en el Mundial no los pudimos lograr, pero todavía hay oportunidad en Colombia en marzo, donde serán los individuales y en junio está la Copa del Mundo en Turquía, donde se reparten tres equipos de mujeres y tres de hombres, todavía hay oportunidad y la tirada sería ir por todos.

¿Por qué elegiste practicar el deporte del tiro con arco?

Me gustaba desde que era niño y había una película de un zorrito como si fuera Robin Hood, la veía seis veces al día y de ahí nació el amor por este deporte. En ese entonces no había en Baja California un lugar dónde practicarlo y fue hasta los 12 años que en el gobierno del estado se abrió el plan de detección de talentos para las Olimpiadas Nacionales y el tiro con arco, en principio solo quería aprender a tirar, porque quería pescar con arco y todo eso se fue transformando en lo que empezaron a ser mis metas y mis objetivos. En 2009 comencé a entrenar alto rendimiento en el CNAR, en la Ciudad de México, y en 2012 entré a la selección nacional para salir a eventos internacionales.

¿De dónde viene el apodo de El Abuelo con el que eres conocido?

“No hay que dejar que el ego me bloquee en mi camino a los Olímpicos, hay que continuar concentrado”


Me dicen así desde los 13 años cuando entrenaba en Mexicali y me lo empezó a mencionar una entrenadora. Al principio me molestaba, pero entre más me enfadaba, más me decían, y ahora sí que el apodo me lo pusieron a la fuerza y ya después de mucho tiempo me acostumbré y ahora ni cómo quitármelo, porque aquí y en otros países me conocen con ese apodo; aparte es más fácil reconocer a uno por el apodo que por el nombre y después de mucho tiempo hasta me agrada.

Al ganar un match no acostumbras festejar, ¿a qué se debe?

A muchos atletas les sirve festejar un triunfo, pero yo prefiero siempre estar tranquilo y no desembocar toda esa energía de esa manera, por lo que solo me digo a mí mismo que estuvo bien, levantó los brazos una vez y ya. Además que el momento ya pasó, ganas en ese instante y después eres igual que todos los demás, no soy más que los rivales, pero tampoco menos; en lo personal me siento a gusto así, con mi forma de festejar un triunfo.