Lobos pescó a Delfines y mantiene vivas sus aspiraciones de liguilla

Con este resultado, los universitarios regresan a la pelea de la liguilla
Archivo Milenio
(Ana María Arroyo)

Puebla

Par de arponazos por cortesía de Omar Tejeda y Cuauhtémoc Blanco, mantienen más que vivas las posibilidades de una liguilla para los Lobos de la BUAP, que en el arranque de la Jornada 11 en la Liga de Ascenso, sorprendieron a los Delfines de Ciudad del Carmen por marcador de 2 goles por 0 la noche de viernes en la cancha de Ciudad Universitaria.

Compromiso al que los cetáceos llegaron con la etiqueta de favoritos por su mejor posición de la tabla, lo que de nada valió, pues el buen planteamiento del estratega Licántropo, Héctor Medrano, que dirigió desde la tribuna por suspensión, no sólo neutralizó a los visitantes sino que terminó por sepultar sus aspiraciones.

Apenas transcurridos los primeros minutos, Lobos tuvo la primera por conducto del panameño, Alberto Quintero, que al 14, tras un tiro de esquina, se encontró con el esférico, mismo que conectó con potencia, sin embargo el balón picó en el área chica, pero cuando amenazaba con irse al fondo, el arquero Miguel Fraga salvó su cabaña.

Sin embargo no tardaría mucho en cuajarse el primer tanto a favor de la BUAP, pues al 16, Cuauhtémoc Blanco sirvió retrasado al arribo de Omar Tejeda, que con furia conectó la pelota para anidarla en la zona tejida, decretando así el 1-0 que anticipaba la honra para los de la Angelópolis.

Jugada que sirvió para motivar al resto de La Jauría, que no dejó de tocar la puerta, al grado que Luis Nieves y Rolando García se quedaron a nada de incrementar la cuota a favor de los Lobeznos, que tuvieron otra más mediante el contención, Marco Vidal, que al 33, sacó riflazo que el guardavallas terminó por echar fuera.

Ya en el complemento, Delfines cambió por completo la cara ante la obligación de remontar el tanteador, lo que por instantes complicó el accionar de los angelopolitanos, que cuando fueron exigidos, resolvieron con oportunidad, aprovechando los espacios que en la parte baja dejaron los campechanos para rematar el cotejo.

Al llegar el 75 en el cronómetro oficial, un cobro en tiro libre por izquierda fue perfectamente bien ejecutado por el experimentado, Cuauhtémoc Blanco, que engañó por completo a la barrera y al portero, pues su centro rebotó en la zona de peligro, techando al cancerbero que no pudo eludir el 2 por 0 que fue final.

Con la derrota a cuestas, los de Ciudad del Carmen perdieron poco a poco la cabeza, cerrando la aduana con jugadas arteras que buscaron lesionar al contrario, que supo aguantar hasta el último suspiro para llevarse tres importantes puntos que dejan a los Lobos BUAP con una cosecha de catorce unidades en la clasificación general.