Lanza Ferguson su autobiografía

El ex técnico del ManU lanzó hoy a las tiendas su libro de memorias, “Mi autobiografía”, donde cuenta que CR7 fue su jugador más talentoso y el Barcelona su mejor enemigo.
El ex técnico al presentar su libro "Mi autobiografía".
El ex técnico al presentar su libro "Mi autobiografía". (AFP)

Londres

El Barcelona fue su mejor enemigo y Cristiano Ronaldo su mejor jugador, dice el ex entrenador escocés Alex Ferguson en sus memorias, aparecidas este jueves, en las que elogia a Diego Forlán y explica el fracaso de Sebastián Verón en el Manchester United.

El técnico de 71 años, dejó el Manchester United al final de la pasada temporada después de dirigirlo durante 26 años, en los que ganó en 13 ocasiones la Premier League, en dos la Liga de Campeones, en cinco la Copa de Inglaterra y en cuatro la Copa de la Liga.

Su libro de memorias, "Mi autobiografía", llegó a las librerías británicas este jueves.

"El Barcelona fue el mejor equipo que se midió a mis Manchesters. Claramente el mejor", explica Ferguson, que perdió dos finales de Champions League ante el equipo español, 2-0 en la de 2009 y 3-1 en 2011.

"En nuestro país teníamos centrocampistas -Patrick Vieira, Roy Keane, Bryan Robson- que eran fuertes, guerreros; ganadores. En Barcelona tenías esos pequeñajos maravillosos (...) con el coraje de leones para quitarte el balón y no dejarse intimidar nunca", dice citando a Lionel Messi, Xavi y Andrés Iniesta, a los que antes llama "los tres mosqueteros".

"Era el equipo de su generación, de la misma manera que el Real Madrid fue el de la suya en los 50 y 60, y el Milán al principio de los 90", concluye.

El portugués del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, fue su "jugador más talentoso", explica, y llegó a decirle que prefería dispararle que permitir que se fuera.

"No podíamos impedir su ferviente deseo de volver a Iberia y llevar la famosa camiseta de Di Stefano y Zidane", narra Ferguson, que sin embargo le pidió que esperara porque no le había gustado la manera de actuar del anterior presidente del Madrid, Ramón Calderón.

"No puedes ir este año, no después de la manera que Calderón ha abordado el tema. Quieres ir al Real Madrid, pero prefiero dispararte que venderte ahora a ese tipo", dice Ferguson que le dijo al jugador, que acabaría fichando por el equipo español en 2009 de la mano de Florentino Pérez.

El entrenador escocés se refiere igualmente a algunos jugadores latinoamericanos destacados que tuvo en su equipo.

Del argentino Sebastián Verón explica que en dos ocasiones tuvo enfrentamientos serios con dos compañeros, el irlandés Roy Keane y el también argentino Gabriel Heinze, pero que su principal problema era sus pocas dotes comunicativas.

"No hablaba con nadie. Estaba solo en el vestuario. No hablaba ninguna lengua. No era un antisocial, simplemente no era un comunicador", dice del argentino, que estuvo en el Manchester United de 2001 a 2003.

"Llegaba al trabajo. 'Buenos días, Seba'. 'Buenos días, mister'. Y eso era todo. Recuerdo un enfado con Roy Keane después de un partido europeo. Aquello se puso feo. Otro con Gabriel Heinze en Portsmouth. Heinze estaba dispuesto a pelearse. Pero no, no fue una mala influencia", sentencia.

El uruguayo Diego Forlán, que estuvo de 2002 a 2004 en el equipo de Ferguson, era "un gran jugador y un increíble profesional".

"Siempre sonriendo. Hablaba cinco lenguas. Una bocanada de aire fresco como persona", dice Ferguson, que se rinde además a su talento con la raqueta y explica que en el torneo de tenis veraniego que organizaban sus jugadores Forlán destrozó a todos.

Sobre otro uruguayo, Luis Suárez, del Liverpool, repite su versión del enfrentamiento que tuvo con el defensor francés del Manchester, Patrice Evra -recordando que entonces dijo que era "una desgracia" para el fútbol-, pero elogia al Liverpool por su fichaje y le describe como un jugador "no muy rápido con los pies pero (que) tenía una mente ágil".

De otro argentino a su servicio, el delantero Carlos Tévez, se centra sobre todo en los problemas que tuvo cuando jugó para el equipo rival de la ciudad de Manchester, el Manchester City, y critica que el entrenador Roberto Mancini le permitiera volver a jugar tras tenerlo apartado tres meses por problemas disciplinarios.

"En lo que respecta a su prestigio", Mancini "decepcionó" con aquella decisión.