Fracaso ganadero en Aguascalientes

El festejo no fue el esperado, ya que el encierro de Begoña no resultó nada potable; el esfuerzo de los toreros se estrelló con la poca colaboración del astado

Aguascalientes

Desfile de ocho mansos desrazados donde vimos muy poco. Tres horas de duración de una infame tarde, Talavante, Juan Pablo Sánchez y Arturo Saldívar convocaron a media plaza donde lidiaron ganado de Begoña, criado por Don Alberto Bailleres, que resultó imposible y muy poco propicio para una plaza de esta categoría.

Juego del ganado. 1o rajado obediente. 2o noble muy mal picado. 3o estragado. 4o manso sin transporte. 5o invalido que no sirvió. 6o cortaba la embestida. 7o de similar comportamiento. 8o con poca cara deslucido.

El hispano Alejandro Talavante abrió plaza y fue molestado por el viento y, aún así, entendió a su rajado en turno pegándole muletazos relajados que conectaron con el público. Entera certera y leve petición de oreja que fue debidamente negada.

Saludó en el tercio. Con su segundo no hubo nada qué hacer, se sintió obligado a regalar uno más con similar resultado. Ya ni platicamos del 7o que prolongó más la hermosa noche hidrocálida sin recompensa alguna. Se retiró en silencio.

El local Juan Pablo Sánchez, con la capa, se mostró muy inquieto de pies. De muleta se mostró más reposo y se metió entre los pitones haciendo gala de temple y valor, comunicando mucho con el feriante público. Mató de entera efectiva para cortar una oreja. Con el quinto, no pasó nada, pues el toro se le quedaba corto, lo que le dio más al traste a la infame tarde. Desafortunadamente decidió regalar otro toro más del mismo origen y casa, que solo alargó la tarde. Se retiró en silencio.

El otro local, Arturo Saldívar, toreó a un pedazo de mármol disfrazado de toro, donde puso al villamelonaje a revolucionar. Mató de entera y cortó una oreja sin fondo; eso sí, con mucha entrega. Con el que debiera haber cerrado plaza, Arturo no pudo hacer gran cosa y se retiró en silencio.

Un juez con poco criterio, en una plaza tomada por mucho público feriante. Esperemos que se enderece el rumbo de esta incipiente feria que promete y seguro dará más.