Barrios se aferra a la pista

Con 31 años, este corredor mexicano quiere seguir sumando resultados en el medio fondo, sin embargo, ya contempla pasarse al maratón de forma definitiva 


Juan Luis Barrios
Juan Luis Barrios (Mexsport)

Ciudad de México

Juan Luis Barrios se encuentra en el cuarto ciclo olímpico de su carrera deportiva, donde ha sobresalido en las pruebas de 1,500 y 5,000 metros, pero ahora en esta etapa busca destacar en los 10,000, sin embargo, el éxito dependerá de que su cuerpo le permita estar en la pista en un nivel competitivo, de caso contrario, deberá cambiarse a la prueba del maratón.

Barrios es el actual campeón centroamericano y panamericano, y ya tiene su pase para buscar refrendar esos títulos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz en noviembre de este año, y en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Además, el capitalino sabe que debe aprovechar su basta experiencia como fondista para lograr algo más allá de la zona continental.

El atleta ha asistido a dos Juegos Olímpicos, en Pekín 2008 y Londres 2012, donde ha logrado el séptimo y octavo sitio en los 5,000 metros, de manera respectiva. Ahora el sueño es llegar a Río de Janeiro, Brasil, en el 2016, donde buscará seguir colocándose en los primeros sitios, lugares que solo los europeos y africanos suelen ocupar.

¿Cómo te encuentras para enfrentar este ciclo olímpico?

Esta temporada ha sido, si no de las más exitosas, una de las más completas, con buenas marcas en pista. Tuve un buen regreso después de un bajón en 2013, y ahora tengo nuevas metas y objetivos. La motivación ahora es grande al ya tener el pase a los Panamericanos para ir a refrendar el título, y pensar ahora sí en una doble presea que podría ser en los 10,000 metros planos.

Sería el cuarto ciclo para ti, ¿ha sido así de fácil como se dice?

Sí, es mi cuarto ciclo olímpico y estoy un poco nervioso por ver si los estragos de la edad hacen o no mella en esta etapa de mi vida. Pero estoy muy motivado de poder regresar a los escenarios Panamericanos y Centroamericanos y obviamente ir en busca de un boleto a Río de Janeiro, que serían mis terceros Juegos Olímpicos. Me encantaría formar parte de la selección.

¿Qué sacrificios has hecho en tu carrera para llegar hasta este punto?

En realidad desde el primer ciclo olímpico este deporte siempre fue el estilo de vida que adopté, y nunca lo he tomado como un sacrificio. Es un deporte que me apasiona y ha sido un placer competir por mi país.

Los mexicanos en el medio fondo suelen trascender a nivel continental pero, ¿qué pasa a nivel Mundial y olímpico?

En realidad ahora soy octavo lugar olímpico, sé que no se ha conseguido la medalla, pero tampoco ha sido una participación demasiado penosa, ya que es bueno estar dentro de dos finales olímpicas en la prueba de 5,000 mil metros siendo de los únicos no nacidos en África. No creo que esto sea como para compararse con lo conseguido en los Juegos Panamericanos o en los Centroamericanos. Evidentemente el grado de dificultad aumenta y a veces la estrategia falla, pero son carreras que puedes planear durante cuatro años y que tienes que ejecutar en 13 minutos. Ahí, un error es lo que te puede costar quedar fuera de las medallas y es lo que ha ocurrido, pero no pienso que estemos en desigualdad ante los atletas africanos o europeos.

La prueba que dominas es la de 5,000 metros, ¿qué más podríamos esperar de ti en este ciclo olímpico?

Ojalá que pudiera haber un cambio de prueba, las necesidades obligan a eso, pero vamos a esperar, mientras el cuerpo y la mente den para la pista, aquí me quedaré. El cambio para un fondista tiene que ser hacia la prueba de maratón. He corrido tres maratones, el de Torreón, Nueva York y el de Japón, y la verdad es que después de ver la preparación que hay para un maratón siempre regreso a la pista. Para ser maratonista tiene que haber genética, condiciones de trabajo, edad deportiva y edad biológica.